Libro Construyendo Interculturalidad

Click here to load reader

  • date post

    30-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    26
  • download

    0

Embed Size (px)

description

libro que ilustra con ideas claras y precisas sobre la relación entre sociedades diversas

Transcript of Libro Construyendo Interculturalidad

Departamento Pases Andinos y Paraguay Unidad Coordinadora Pueblos Indgenas en Amrica Latina y el Caribe

Fortalecimiento de Organizaciones Indgenas en Amrica Latina:

Construyendo Interculturalidad: Pueblos Indgenas, Educacin y Polticas de Identidad en Amrica LatinaGrupo de Investigacin: E Pluribus Unum? Ethnic Identities in Transnational Integration Processes in the Americas. Universitt Bielefeld Compiladores: Dra. Juliana Strbele-Gregor, Dr. Olaf Kaltmeier, Dra. Cornelia Giebeler 2010

Editor: Deutsche Gesellschaft fr Technische Zusammenarbeit 65726 Eschborn http://www.gtz.de Responsable: Silke Spohn, UO 2120 Unidad Coordinadora Pueblos Indgenas en Amrica Latina y el Caribe Programa Fortalecimiento de Organizaciones Indgenas en Amrica Latina, PROINDIGENA [email protected] Telfono: 0049-6196 79-6215 Telefax: 0049 6196 79 7257 Autores/Autoras: Juliana Strbele-Gregor, Olaf Kaltmeier, Cornelia Giebeler, Sarah Corona Berkin y Myriam Rebeca Prez Daniel, Teresa Valiente, Utta von Gleich, Anita Krainer, Walter Gutirrez

Compiladores: Juliana Strbele-Gregor, Olaf Kaltmeier, Cornelia Giebeler www.uni-bielefeld.de/(en)/ZIF/FG/2008Pluribus/index.html Redaccin: Silke Spohn Anna Steinschen Fotos de la carpeta: Olaf Kaltmeier, Renata Hofmann Impresin: Druckreif Grndenseestr. 7 60386 Frankfurt Telfono: 0049 69 42088777 2010

Las ideas expresadas son responsabilidad de los autores / las autoras y no necesariamente representan una visin institucional.

ContenidoIntroduccinJuliana Strbele-Gregor, Olaf Kaltmeier, Cornelia Giebeler

I. Educacin intercultural, polticas de identidad y ciudadanaOlaf Kaltmeier: Educacin Intercultural y Polticas de Identidad. Juliana Strbele-Gregor: La Educacin Intercultural Bilinge y Pueblos Indgenas en Amrica Latina un aporte para la construccin de una sociedad democrtica e incluyente?

II. Interculturalidad en la encrucijadaCornelia Giebeler: Conceptos de Inter-, Trans- e Intraculturalidad en la Educacin. Sarah Corona Berkin y Myriam Rebeca Prez Daniel: Cinco desaciertos de la educacin intercultural y una estrategia indgena.

III. Experiencias y Reflexiones de la Educacin Intercultural Bilinge en LatinoamricaTeresa Valiente: Educacin Intercultural Bilinge en Latinoamrica. Visin y realidad de un proceso en la regin andina. Utta von Gleich: La Diplomatura de Revitalizacin Lingstica y Cultural: La Universidad Indgena Intercultural (UII) y la Subred de Revitalizacin Lingstica.

IV. Propuestas y Perspectivas para Polticas Educativas en el Siglo XXIAnita Krainer: La Educacin Intercultural en Ecuador: logros, desafos y situacin actual. Walter Gutirrez: La Educacin Intercultural Bilinge y participacin social como ejes de la ley 1565 de Reforma Educativa y el proyecto de ley Avelino Siani y Eleizardo Perez.

Los autores / las autoras

|1

Construyendo Interculturalidad: Pueblos Indgenas, Educacin y Polticas de Identidad en Amrica LatinaJuliana Strbele-Gregor, Olaf Kaltmeier, Cornelia Giebeler

La EIB est inseparablemente vinculada con polticas de identidad que se expresan desde los niveles macro de los Estados-nacin y organismos internacionales hacia los niveles ms micro de la constitucin del sujeto en relacin con el otro. La diseminacin de diversas polticas de identidades en procesos de transnacionalizacin es el tpico del grupo de investigacin E pluribus unum?: Ethnic Identities in Transnational Integration Processes in the Americas, conducido por Sebastian Thies, Josef Raab y Olaf Kaltmeier en el Center for Interdisciplinary Research (ZiF) de la Universidad de Bielefeld. Con fines de establecer un dilogo interdisciplinario sobre este tema, estamos desarrollando en dicho grupo de investigacin el concepto del campo de polticas de identidad. Este modelo heurstico se basa tanto en la teora de campo de Pierre Bourdieu, como en enfoques constructivistas y relacionados con el reciente complexity turn en los estudios sociales. En el marco del grupo de investigacin, se origin la idea de enfocar las polticas educativas y las traducciones entre el campo de la poltica de identidad y el campo educativo. En particular, queremos explorar los conceptos de interculturalidad de los diferentes actores (organizaciones indgenas, comunidades y padres de familia, el Estado y la cooperacin internacional) vigentes directa o indirectamente y relacionados con los Programas de la EIB, as como los objetivos de cada uno de los actores relativos a estas reformas educativas. Queremos analizar los enfoques pedaggicos y lingsticos de la EIB y otros programas, detectando los logros, desafos, y obstculos. Discutimos sobre el grado de coherencia entre los discursos polticos de los gobiernos sobre la construccin de una sociedad democrtica, basada entre otros elementos en el reconocimiento de la diversidad cultural por un lado y, por el otro, las polticas educativas, lingsticas, culturales del Estado a nivel general. A nivel micro, miramos a la aceptacin o el rechazo, tanto por parte de los padres de familia, como de los diferentes segmentos de la sociedad. En la primera seccin, discutimos la relevancia social y poltica de la Educacin Intercultural Bilinge. Olaf Kaltmeier explora las interrelaciones entre EIB y polticas de identidad. Juliana Strbele-Gregor discute el aporte y los lmites de la EIB como enfoque para fomentar una ciudadana multicultural y pluritnica. En la segunda seccin enfocamos, desde perspectivas poscoloniales, el concepto de la interculturalidad. Cornelia Giebeler discute los usos diferentes y las implicaciones de los conceptos de Inter-, Trans- e Intraculturalidad en la Educacin. Sarah Corona y Rebeca Prez ponen de relieve los desaciertos de la educacin intercultural y ofrecen la visin de una propuesta indgena.

IntroduccinEn la actualidad, los pueblos indgenas son actores indispensables en el campo poltico de Latinoamrica. Especialmente en las sociedades andinas, se produjo una ruptura en lo que llama el socilogo y vice-presidente boliviano lvaro Garca Linera, parafraseando a Fernand Braudel, la larga duracin colonial. Sin embargo, el alcance de esta ruptura depende de la estructura poltica de cada pas. En Ecuador, y especialmente en Bolivia, vemos una ruptura ms profunda debido a procesos organizativos masivos mientras que, en Chile, el movimiento mapuche se ve confrontado con una estrategia de criminalizacin masiva por parte del Estado. En Colombia, por su parte, el reconocimiento tnico formal est en entredicho por la violencia (para-) militar real. En el Per, por el contrario, vemos un proceso organizativo indgena tardo, aunque varios lderes polticos mestizos de Alejandro Toledo hasta Ollanta Humala usan la etnicidad como recurso simblico para alcanzar sus metas electorales. En los aos noventa predominaron en Amrica Latina problemas en torno al reconocimiento cultural y poltico de los pueblos indgenas en lo que se incluyen el idioma y la educacin. Actualmente vemos especialmente en Bolivia y Ecuador procesos polticos que van ms all de la educacin intercultural bilinge del siglo pasado. Con este libro, queremos explorar la importancia y el impacto de la Educacin Intercultural Bilinge (EIB) con vista al reconocimiento de la pluralidad tnica y la multiculturalidad reivindicacin del movimiento indgena desde hace muchos aos en las sociedades latinoamericanas con presencia de pueblos indgenas. Debido a la presin de las organizaciones indgenas, especialmente en la dcada de los noventa, los gobiernos de varios pases, como Bolivia, Per, Ecuador y Guatemala, se vieron obligados a realizar reformas educativas e implementar la EIB y, por medio de eso, incluir la cultura y los idiomas indgenas en el sistema educativo. En otros pases latinoamericanos, se desarrollaron otras formas de integracin de las culturas en la educacin. En todo caso, las organizaciones socio-polticas indgenas siempre tuvieron un papel importante durante el proceso de desarrollo y ejecucin de estas formas educativas. Y, a la vez, hay un considerable apoyo por parte de la cooperacin internacional a nivel tcnico y financiero.

1

Die grammatikalisch maskuline Form wurde zur einfacheren Lesbarkeit des Textes gewhlt und schliet grundstzlich Frauen und Mnner gleichermaen ein.

2|

En la tercera seccin, exploramos diferentes prcticas de la educacin intercultural bilinge en diversos mbitos regionales. Teresa Valiente discute la brecha entre visin y realidad de la prctica de la EIB. Utta von Gleich presenta el nuevo diplomado de la Universidad Indgena, como un instrumento de la educacin intercultural en funcin de la revitalizacin de lenguas amenazadas en Amrica Latina. En la cuarta seccin, ofrecemos propuestas y perspectivas para polticas educativas en el Siglo XXI. En los casos de Ecuador y Bolivia, los gobiernos de Rafael Correa y de Evo Morales han dado transformaciones en el campo de la poltica de identidad, los cuales se expresan en diferentes propuestas en bsqueda de superar la EIB de las ltimas dcadas. Anita Krainer describe el desarrollo de la educacin intercultural en Ecuador y analiza los logros y desafos, enfocando la situacin actual con el gobierno de Rafael Correa. Walter Gutirrez explica los cambios en la Educacin Intercultural Bilinge bajo el gobierno de Evo Morales, y pone de relieve que urge una descolonizacin de la educacin. Este volumen es el resultado de un esfuerzo compartido por instituciones, investigadores y editores. A parte de las personas ya mencionadas queremos expresar nuestra gratitud a Salvador Millaleo. Asimismo agradecemos al programa de la GTZ Fortalecimiento de Organizaciones Indgenas en Amrica Latina, PROINDGENA y especialmente a Silke Spohn por su apoyo para hacer realidad esta publicacin. El Center for Interdisciplinary Research (ZiF) de la Universidad de Bielefeld nos ofreci un espacio amplio y creativo para poder desarrollar nuestras ideas.

usado a la EIB solamente como un instrumento para alcanzar fines polticos. Con referencia al tema de la interculturalidad, algunos argumentan que la EIB lleva a una auto-segregacin de los indgenas de la sociedad dominante, comparable al sistema escolar de la segregacin de razas en los EE.UU., segn el principio eufemstico de separate but equal (Martnez 2009: 192). La crisis de la EIB no puede ser entendida solamente partiendo de una mirada crtica al concepto y a las prcticas de ste, sino que es indispensable tomar en cuenta el contexto social en el cual se implantan los conceptos de la EIB. Entre los diversos factores que influyen en la EIB, queremos resaltar, en esta ocasin, a las polticas de identidad. Especialmente en las sociedades andinas, sigue hacindose vigente la colonialidad con respecto a las normas, saberes, idiomas y prcticas, perpetundose un sistema de dominacin tnica. Mientras los saberes indgenas siguen siendo calificados como inferiores, el saber y las normas occidentales obtienen el estatus de universalidad. Por lo tanto, en trminos tnicos, lo blanco no est marcado, sino que se convierte en referente para medir la diferencia de los Otros. El mismo Pierre Bourdieu recurre, en el caso de las sociedades occidentales-capitalistas, a semnticas de la poltica de la identidad, tales como etnocentrismo de clase (2001: 43) o racismo de clase (2001: 23) para describir el campo educativo. Nosotros creemos que vale la pena extender el argumento de la poltica de identidad en el caso de las sociedades americanas que nacieron con el racismo (Quijano 2000). Para poder entender las polticas de identidad, proponemos el modelo del campo de la poltica de identidad (Thies/Kaltmeier 2008). Queremos resaltar que este modelo permite mapear una amplia gama de actores en el campo, posibilitando as el anlisis de sus formas de intervencin en las (re-)negociaciones y (re-)construcciones de identidades culturales. Queremos mostrar la interrelacin de polticas de identidad de las lites polticas y culturales, de los movimientos sociales, de los medios masivos, de las instituciones polticas y actores de la vida cotidiana. Argumentamos que tambin los actores hegemnicos u ortodoxos en la terminologa de Bourdieu tienen que recurrir a los imaginarios, normas, y prcticas de actores de la vida cotidiana, para poder crear consenso y posicionamientos autnticos. Resaltamos la importancia de pensar en constelaciones y desde las perspectivas de los diferentes actores en el campo. Para poder entender la expansin de las polticas de identidad a otros campos sociales, no es conveniente mapear el hiper-complejo campo de la poltica de identidad completo, sino describir constelaciones especficas de actores y discursos. Con este acercamiento, nos interesan especialmente las traducciones e interacciones entre las diversas lgicas de prctica de los

I. Educacin intercultural, polticas de identidad y ciudadanaOlaf Kaltmeier

Educacin Intercultural y Polticas de identidadEn los ltimos aos se han extendido, a nivel internacional, las crticas a la Educacin Intercultural Bilinge (EIB). Se hacen cada vez ms frecuentes problemas tales, como el bajo financiamiento y la mala capacitacin de los profesores, la falta de docentes bilinges, las deficiencias pedaggicas, el escaso material didctico (bilinge), etc.. stos llevan a una evaluacin que ve con ojos cada vez ms crticos a la EIB. Esto se ha revelado en los proyectos de desarrollo de las agencias internacionales y en las polticas de los Estados como, por ejemplo, la liquidacin de la Direccin Nacional de Educacin Intercultural Bilinge en Ecuador, incluso en las mismas comunidades indgenas que prefieren, en muchos casos, una educacin occidental, con computacin e ingls para sus nios y nias. Adems de esto, se culpa al movimiento indgena de haber

|3

diversos campos. En este ensayo queremos, sobre todo, definir de qu manera se traducen las polticas de identidad tanto las de los movimientos indgenas o afro-americanos, como las de los Estados-nacin y de organismos internacionales con respecto al campo educativo. En esta ocasin queremos apuntar a dos aporas generales en la educacin de las sociedades post-coloniales andinas. La primera apora de la educacin en las sociedades postcoloniales demcratas se basa en su funcin de educar a los ciudadanos de un pas. En las sociedades demcratas-liberales sta consiste en la idea de que todos los ciudadanos de un Estado-nacin tienen derecho a la educacin y que el sistema educativo debe ofrecer posibilidades segn los talentos de cada uno, seleccionndolos segn sus capacidades. Sin embargo, el campo educativo no es un level playing field que brinda a todos las mismas oportunidades. La actuacin en el campo educativo depende, en alto grado, de la socializacin del individuo en todos sus aspectos, en su saber, en sus maneras, elocuencia y dominio del idioma as como, en general, en su disponibilidad de capital cultural. En este sentido, la igualdad formal choca con la desigualdad fctica. Por lo tanto, el socilogo Pierre Bourdieu pone de relieve que la verdadera eleccin tiene lugar antes de los exmenes, porque ciertas disposiciones impiden el desarrollo escolar. Siguiendo esta idea, l llega a la conclusin de que la escuela no tiene la funcin de educar y de capacitar, sino que tiene la funcin de eliminar y de convencer a los perdedores de que son culpables de su propia eliminacin (2001: 21). En efecto, el sistema educativo funciona para la reproduccin de las lites, y para la produccin de un consenso sobre las relaciones de poder en las sociedades vigentes. Aunque Pierre Bourdieu desarroll esta idea en el caso de los campesinos franceses, un grupo culturalmente discriminado en la Francia de la modernizacin, podemos aplicarla, sin lugar a dudas, tambin al caso de los indgenas en Amrica Latina, que sufren procesos semejantes de desvalorizacin cultural e imposicin de rasgos modernos-capitalistas (ver Patzi 2000). Una segunda apora se ubica en el campo de la poltica de identidad, en la relacin entre educacin y nacin. Est el afn de crear una comunidad homognea tras una pedagoga nacional (Bhabha), siendo el sistema educativo uno de los instrumentos ms adecuados para tal tarea. La escuela tiene una funcin de integracin cultural importante. Es un lugar privilegiado para la imaginacin (por medio de mapas y fotografas), narracin (por medio de libros de historia) y para la performacin de la nacin (por medio de rituales cvicos, como el saludo a la bandera). Sin embargo, tal como pone de relieve Homi Bhabha, hay una discrepancia entre la narracin de la nacin, en trminos estructuralistas el significante y la vida cotidiana popular lo significado. Para poder crear un consenso nacio-

nal y una nacin autntica, tienen las lites que recurrir a lo popular y en el caso de las sociedades con un alto porcentaje de poblacin indgena a lo indgena. En la narracin de la nacin no hay todava un balance entre lo indgena imaginado y lo indgena real en las sociedades andinas.

Del indigenismo al neo-indigenismoEn el proceso de la instruccin pblica, como en otros aspectos de nuestra vida, se constata la superposicin de elementos extranjeros insuficientemente combinados, insuficientemente aclimatizados. El problema est en las races mismas de este Per hijo de la conquista (Maritegui 1975: 87). Con estas palabras expresa Jos Carlos Maritegui, a principios del siglo XX, el problema de trasfondo de la poltica educativa en los pases andinos, que es el carcter colonial del sistema educativo, que se basa en la exclusin de los indgenas y las clases populares. Despus de las fracasadas sublevaciones indgenas a los finales del siglo XVIII, especialmente el levantamiento de Tupac Amar en 1780, Carlos III prohibi el uso del quechua en la educacin. Esta tendencia del silenciamiento de lo indgena persiste en la repblica, en la cual buscaron, especialmente las lites liberales, el progreso para las nuevas sociedades post-coloniales, siguiendo los modelos europeos. En la primera mitad del siglo XX estuvo la educacin en auge, siendo sta un elemento fundamental del proyecto social y cultural del indigenismo. Aunque el indigenismo hizo visible algunos de los elementos culturales de las sociedades indgenas, fue esto meramente en funcin de crear las bases culturales de una nueva narracin de la nacin que se basa en el mestizaje. El ideario de la educacin en el indigenismo tena un trasfondo modernizador y civilizador que, a la vez, quita la autoestima a los indgenas, desvalorizando sus normas, artefactos y estilos de vida (Patzi 2000: 170), asimilando al indgena a la sociedad nacional. Constatamos un nuevo auge del debate sobre integracin de los pueblos indgenas a la nacin y preguntas educativas especialmente en los aos noventa, los cuales son discutidos bajo el lema del neo-indigenismo (Bretn 2001, Kaltmeier 2008), un concepto que hace referencia a una articulacin entre neoliberalismo y multiculturalismo. En los aos ochenta dominaba, en Amrica Latina, la introduccin del modelo neoliberal con programas de ajustes estructurales que muchas veces fueron aplicados por dictaduras y regmenes autoritarios, con el apoyo del Banco Mundial y del FMI. Una segunda generacin de reformas se enfoc en los sistemas de justicia y educacin, mientras que una tercera generacin interviene en las culturas polticas y la sociedad civil. As que cabe destacar que el neoli-

4|

beralismo va mucho ms all de las polticas econmicas y de las institucionalizaciones: Su lgica coloniza todos los aspectos de la vida. Por eso creemos que el fenmeno del neoliberalismo tiene que ser repensado en trminos culturales ms vastos, es decir, no slo en lo que concierne al mbito econmico, sino tambin en cuanto a sus repercusiones sobre las maneras de pensar y la produccin de ideas, normas y subjetividades (Kaltmeier/Kastner/Tuider 2004). Vemos en este contexto el surgimiento de una nueva administracin tnica-neoliberal, en el sentido de Michel Foucault, que busca implementar tcnicas para que las comunidades indgenas se gobiernen a s mismas recurriendo a su capital social dentro de los mrgenes capitalistas establecidos por el Estado, al cual ya no se concibe como Estado desarrollista sino como un Estado facilitador, moderador, que impone las reglas en cuanto a que las comunidades operen junto con las ONG. (Kaltmeier 2008). Ejemplos para esta tendencia vemos en las reformas en Bolivia, especialmente la Ley de Participacin Popular, a mitades de los noventa y en el programa PRODEPINE en Ecuador. En este contexto de articulacin de neoliberalismo y neoindigenismo se inserta tambin el auge de la EIB. El modelo de campo est, en la teora de Bourdieu, implcitamente relacionado con el espacio del Estado-nacin. Sugerimos superar este nacionalismo metodolgico proponiendo una trasnacionalizacin del modelo de campo. Consideramos que, con respecto a las polticas identitarias y educativas, se hace visible que actores trasnacionales estn en posiciones centrales para implementar y difundir conceptos y prcticas relevantes. Nos referimos tanto a los actores y normas institucionales, como las Naciones Unidas y la ILO, como a las nuevas redes trasnacionales de movimientos sociales y las experiencias cotidianas en espacios sociales trasnacionales como ethnoscapes y disporas. En el caso de la EIB, vemos que el modelo de campo fue instalado en los pases andinos por una alianza global de movimientos indgenas, ONG e instituciones internacionales de la cooperacin al desarrollo, que en muchos casos lograron by-passear al Estado postcolonial. La EIB es un interface donde se renen las demandas indgenas con el fin de mantener la cultura y la lengua, realizando un ascenso social. Por medio del capital cultural, las instituciones internacionales de desarrollo contribuyeron a suavizar los programas del ajuste estructural. Sera bastante exagerado hablar de una generalizacin de prcticas del auto-gobierno neoliberal, aunque, a travs de los programas de capacitacin y de educacin de las ONG, se podran haber creado nuevas normas y prcticas de un sujeto neoliberal (Grey Postero 2007: 164-188). Hay un gran potencial de contra-conduccin que se manifiesta en

comunidades y municipios aymaras, como en Jess de Machaca, en las organizaciones barriales de La Paz y comunidades del Oriente. No podemos analizar en todos los detalles las polticas neoliberales en torno de la comunidad, pero queremos poner de relieve la potencialidad de formas de contra-conduccin. Nancy Postero analiza: Indian and popular actors actively engaged with each of these sites of neoliberal practice, taking advantage of the potentials and contesting their exclusionary or negative sides. The result was a new form of protagonism that both incorporates and challenges the underlying philosophies of neoliberalism (Grey Postero 2007: 18).

Transformaciones en los AndesLa ampliacin de espacios de encuentros interculturales no es una cuestin de la buena voluntad personal, sino que es una cuestin de poder social. ste est relacionado con el poder simblico; por lo tanto, los momentos histricos en los que hay grandes transformaciones coinciden con rupturas en el poder simblico. Actores, tales como los pueblos indgenas, llegan a ocupar nuevas posiciones en el campo de la poltica de identidad. Recientemente, los diversos movimientos y gobiernos de izquierda en Sudamrica, desde Luiz Incio Lula da Silva en Brasil, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia y Hugo Chvez en Venezuela, cambiaron el paisaje poltico del continente. Especialmente en las sociedades andinas, se produjo una ruptura en lo que lvaro Garca Linera llama parafraseando a Braudel la larga duracin colonial. Sin embargo, el alcance de esta ruptura depende de la estructura poltica de cada pas. En Ecuador, y especialmente en Bolivia, vemos una ruptura ms profunda debido a procesos organizativos masivos mientras que, en Chile, el movimiento mapuche se ve confrontado con una estrategia de criminalizacin masiva por parte del Estado. En Colombia, por su parte, el reconocimiento tnico formal ha sido azotado por la violencia (para-) militar real. En el Per, por el contrario, vemos un proceso organizativo indgena tardo, aunque varios lderes polticos mestizos desde Alejandro Toledo hasta Ollanta Humala usaron la etnicidad como recurso simblico en sus campaas electorales. En Ecuador surgi, a finales de los aos setenta, un amplio movimiento indgena que lleg a ser, en los noventa, el ms poderoso de Amrica Latina. Despus de la participacin de Lucio Gutirrez en el gobierno, este movimiento sufri una crisis interna perdiendo el liderazgo nacional de posturas anti-neoliberales frente a la Alianza Pas. sta es liderada por el economista Rafael Correa, quien lleg en enero del 2007 a la presidencia del Ecuador. Vemos en Ecuador un proceso conflictivo de negociacin entre el proyecto nacional-popular de Rafael Correa y las deman-

|5

das del movimiento indgena. Por un lado, Correa reconoce, en el campo de la poltica de identidad, demandas centrales del movimiento indgena, tales como la plurinacionalidad, la cual es un aspecto integral de la nueva Constitucin del Estado. Segn el Ministerio Coordinador de Patrimonio Natural y Cultural se estn diseando y consolidando polticas pblicas orientadas a la interculturalidad, que deben visibilizar las diferencias culturales/tnicas. Por otro lado, se busca refundar la identidad nacional tras la revolucin ciudadana, como dijo Rafael Correa al instalar la Asamblea Constituyente en noviembre de 2007: Nuestra visin no puede ser otra que una visin nacional e histrica. Ya no somos ms los asamblestas de Manab, del Carchi o de Zamora, saraguros, montubios o cofanes, trabajadores, profesionales o empresarios, somos un todo nacional (citado en Ospina, en prensa). En la prctica gubernamental hay una lucha contra el cooperativismo (Ospina, en prensa). En relacin al movimiento indgena, lo anterior significa que, como lo define el Ministerio Coordinador de Patrimonio Natural y Cultural, el Estado busca evitar excesos multiculturales (instituciones separadas, prcticas etnicistas, otras) (segn Krainer en este tomo), lo que conlleva a cerrarle al movimiento indgena en el aparato estatal los espacios que haba ganado en las luchas de los noventa. Entendiendo al Estado no como a un actor coherente, sino como una relacin de fuerzas (Poulantzas), vemos que el gobierno de Correa cierra los espacios antes abiertos para los indgenas en el aparato estatal. Es muy dudable que fracciones de la lite mestiza-blanca, tal como estn en el gobierno de Correa, luchen por una interculturalidad que cuestione las propias posiciones de su poder material y simblico. El movimiento indgena ha perdido su liderazgo en la lucha anti-liberal (Ospina 2009) porque el gobierno Correa retoma muchas de las propuestas de la CONAIE. De esta manera, el movimiento indgena se encuentra en una crisis de definir su rol en el nuevo escenario poltico post-neoliberal. Se confronta con la situacin contradictoria de que el brazo poltico del movimiento indgena Movimiento Pachacutik forma parte de la alianza con el gobierno de Alianza Pas, mientras que muchas organizaciones indgenas, especialmente ECUARUNARI, se expresaron en contra del gobierno, en particular en el caso de la abolicin de la Direccin Nacional de Educacin Intercultural Bilinge (DINEIB). El movimiento indgena ecuatoriano mantiene una actitud crtica y de rechazo frente al decreto ejecutivo 1585, mediante el cual se devuelven todas las facultades sobre la DINEIB al Ministerio de Educacin. La particularidad del conflicto en el interface entre el campo educativo y el

campo de las polticas de identidad, puede ser ilustrada con un incidente que ocurri en Caar el 24 de julio de 2009. La visita del Subsecretario de Dilogo Intercultural del Ministerio de Educacin en las oficinas de los educadores interculturales del Caar fue aprovechada por un grupo de lderes de la organizacin indgena provincial del Caar (UPCCC), para solicitar una aclaracin sobre las polticas del Estado con respecto a la educacin intercultural bilinge. El subsecretario no quera asistir a tal reunin, motivo por el cual fue castigado segn las normas de la justicia indgena, establecida en el artculo 171 de la Constitucin poltica (para una descripcin del incidente ver el reporte de comunicadoresintercultralesdelecuador en el servicio de informacin, Ecuachaski, Vol 20, Envo 28, 2009). En esta protesta local podemos ver cmo elementos indgenas ya ingresaron al orden simblico en Ecuador. Los manifestantes utilizan prcticas y normas indgenas, las cuales tienen un alto grado de performatividad para alcanzar sus objetivos. El incidente muestra cmo prcticas etnizadas son aplicadas estratgicamente para tener un impacto en el campo educativo. Su poder simblico tanto para el castigado como para el pblico se realiza especialmente porque el subsecretario es un funcionario indgena que supuestamente entiende los cdigos del castigo. La difusin del mensaje es tambin importante, ya que ste fue distribuido por los canales informativos de EIB y, an ms, distribuido por un servicio de noticias hecho por un acadmico estadounidense. En Bolivia, parece producirse una indigenizacin de lo nacional, es decir, lo indgena se convierte de nuevo en nacional(Canessa 2006, Postero 2007). A continuacin, queremos presentar dos ejemplos de Bolivia que muestran la creacin de nuevas condiciones para la interculturalidad en el contexto de la revalorizacin de lo indgena. Uno de ellos es la primera medida, que consiste en un requisito formulado en la nueva Carta Magna que rige en Bolivia desde febrero de 2009. Para acceder al desempeo de las funciones pblicas, es necesario "hablar por lo menos dos idiomas oficiales en el pas". En concreto, esto significa que los monolinges mestizos-blancos tienen que aprender dentro de dos aos un idioma indgena. El artculo 5, pargrafo II, determina: "El Gobierno plurinacional y los gobiernos departamentales deben utilizar por lo menos dos idiomas oficiales. Uno de ellos debe ser el castellano y el otro se decidir tomando en cuenta el uso, la conveniencia, las circunstancias, las necesidades y preferencias de la poblacin en su totalidad o del territorio en cuestin". Esto tiene el objetivo de que todos los ciudadanos se puedan dirigir en su primer idioma al Estado, pero incluye tambin el deber de los mestizos de dar un paso a la interculturalidad y aprender un idioma indgena. Esto lleva a la multiplicacin de las zonas de contacto de las cul-

6|

turas, tambin hacia el lado de los blancos-mestizos, cambiando la direccin de las transferencias culturales. Sin embargo, tal como lo veremos en nuestro segundo ejemplo boliviano, no siempre se dan las condiciones para la interculturalidad en un contexto social determinado por la colonialidad. Walter Gutirrez Mena, del Ministerio de Educacin de Bolivia, relata las controversias y limitaciones en torno a la interculturalidad en el campo de la educacin superior, que llev en Bolivia, en estos das, a la fundacin de tres universidades indgenas. se fue el debate, cuando yo era presidente de la comisin de educacin y el presidente Evo Morales me dijo: Walter, nosotros no queremos fundar universidades indgenas. Yo no s como lo vas a hacer, pero logra un acuerdo con las universidades existentes. Entonces hubo un incidente. El 24 de mayo del ao pasado, estudiantes mestizos y blancos en Sucre exigieron a unos indgenas arrodillarse en pblico y pedir perdn por haber elegido al Movimiento Al Socialismo (MAS). Ante este hecho, el Presidente cambi su opinin. Entonces dijo: Yo creo que las universidades son muy racistas. Por esto vamos a fundar universidades indgenas. Y sern sin duda excelentes! Mi tarea est basada en hacer de estas universidades las mejores de este pas y de asegurar a todos los ciudadanos el libre acceso a su formacin (en Kaltmeier/Thies 2009). El gran reto es la interculturalidad en las sociedades latinoamericanas que han sido marcadas por la ruptura colonial (ver p.ej. Walsh 2009). Las estructuras en las geopolticas del saber slo pueden ser cambiadas tras una aceptacin social y la co-existencia de las culturas presentes. No es suficiente reconocer la diferencia que se est dando en los sistemas multiculturales. Puede surgir lo que Nancy Fraser llama el problema del mainstream-multiculturalism (Fraser 2001). Si se le otorgan derechos y recursos especiales a un grupo determinado, no se cambia el sistema del racismo, incluso se provocan reacciones como la envidia en otros grupos, las que pueden fomentar an ms el racismo. ste es el caso de algunas posturas crticas con respecto a la EIB, las que explican la crisis de este sistema por la presunta mala administracin de los indgenas, implicando que stos no son capaces de organizar y de manejar un sistema educativo. Consideramos que slo se pueden iniciar procesos interculturales si la sociedad dominante tambin cambia. El investigador Jos Snchez-Parga dice: en Ecuador [...], donde el Estado nunca impuls la educacin bilinge para toda la sociedad, slo los indgenas son bilinges y no el resto de la sociedad (2005: 31). El dirigente mapuche Adolfo Millabur argumenta en la misma lnea: Otra cosa que siempre se habla y que en el ltimo tiempo tambin se ha transformado en una moda, para que lo tengan presen-

te, es la educacin intercultural. Quin tiene que aprender o quin tiene que hacer educacin intercultural? Quin creen Uds.? Yo creo que a los mapuches ya los obligaron hace rato hacer educacin intercultural, hace rato, pues. [...] yo siento que s, hay que fortalecerlas de acuerdo al tiempo actual con tecnologa moderna la educacin intercultural en las comunidades. [...] Porque nada sirve de que nosotros estemos muy convencidos de lo que somos, de lo que hacemos, si la contra-parte est ignorante, ajena e indiferente sobre lo que es la realidad de nuestro pueblo. Yo siento que la educacin intercultural no solamente tiene que ir en direccin hacia las comunidades o hacia los mapuches sino que tambin, al otro lado tambin (Millabur en Kaltmeier 2004). Sin embargo, tal como lo muestra el caso de las universidades indgenas y el da negro (Strbele-Gregor), el 24 de septiembre de 2008, en Sucre, para crear las bases de un acercamiento intercultural, an en condiciones favorables a un cambio intercultural, son muy importantes los espacios propios de los discriminados.

BibliografaBourdieu, Pierre (2001): Wie die Kultur zum Bauern kommt. ber Bildung, Schule und Politik. Hamburg: VSA. Bretn Solo de Zaldvar, Vctor (2001). Cooperacin al desarrollo y demandas tnicas en los Andes ecuatorianos. Quito: FLACSO. Bretn Solo de Zaldvar, Vctor (2001): Capital social, etnicidad y desarrollo. Algunas consideraciones crticas desde los Andes Ecuatorianos. En: Revista Yachaykuna, Nm. 2 (diciembre). Canessa, Andrew (2006): Todos somos indgenas: Towards a new language of national political identity. En: Bulletin of Latin American Research. 25 (2), pp. 241-263. Fraser, Nancy (2001): Die halbierte Gerechtigkeit. Frankfurt/M.: Suhrkamp. Grey Postero, Nancy (2007): Now we are Citizen. Indigenous Politics in Postmulticultural Bolivia. Stanford UP. Kaltmeier, Olaf (2008). Neoliberalismo, el Estado, y los Indgenas. Sobre la gubernamentalizacin de la comunidad indgena en Chile, Bolivia y Ecuador. En: Thies, Sebastian y Raab, Josef (eds.): E pluribus unum? Mnster, Arizona:Lit, Tempe. Kaltmeier, Olaf (2007): Politizacin de lo tnico y/o etnizacin de lo poltico. El espacio poltico en el Ecuador en

|7

los aos noventa. En Bschges Christian, Bustos Guillermo, Kaltmeier Olaf (eds.): Etnicidad y poder en los pases andinos. Quito: Corporacin Editora Nacional, pp. 195-216. Kaltmeier, Olaf (2004): Marichiweu Zehnmal werden wir siegen! Eine Rekonstruktion der aktuellen MapucheBewegung in Chile aus der Dialektik von Herrschaft und Widerstand seit der Conquista. Mnster: ITP-Kompass. Kaltmeier, Olaf y Thies, Sebastian (2009): Dekolonisierung der Wissensgesellschaft in der PluriNation Bolivien. Ein Gesprch mit Walter Gutirrez ber Bildungsreform und Medienpolitik. En: ZiFMitteilungen, 2/2009, pp. 5-7. Kaltmeier, Olaf; Kastner, Jens y Tuider, Elisabeth (2004): Cultural Politics im Neoliberalismus. En: Kaltmeier, Olaf/Kastner, Jens/Tuider, Elisabeth (eds.). Neoliberalismus Autonomie Widerstand. Analysen Sozialer Bewegungen in Lateinamerika. Mnster: Westflisches Dampfboot, pp. 7-30. Krainer, Anita (en este tomo): La Educacin intercultural en Ecuador. Logros, desafos y situacin actual. En: Kaltmeier, Olaf/Strbele-Gregor, Juliana/Giebeler, Cornelia (eds.): Construyendo Interculturalidad: Pueblos Indgenas, Educacin y Polticas de Identidad en Amrica Latina. Eschborn: GTZ. Maritegui, Jos Carlos (1975): Siete ensayos de interpretacin de la realidad peruana. La Habana: Casa de las Amricas (3 edicin) Martnez, Carmen (2009): La crisis del proyecto cultural del movimiento indgena. En: Martnez, Carmen (ed.): Repensando los movimientos indgenas. Quito: Flacso. Ospina, Pablo (2009): Nos vino un huracn poltico: la crisis de la CONAIE. En: Ospina, Pablo/Kaltmeier, Olaf/Bschges, Christian (eds.): Los Andes en movimiento. Identidad y poder en el nuevo paisaje poltico. Quito: Corporacin Editora Nacional. Ospina, Pablo (en prensa): Corporativismo, Estado y revolucin ciudadana: El Ecuador de Rafael Correa. En: Bschges, Christian/ Kaltmeier, Olaf/ Thies, Sebastian/ Birle, Peter (eds.): Culturas Polticas en los Andes. Frankfurt a.M.: Vervuert. Patzi, Flix (2000): Etnofagia estatal. Modernas Formas de Violencia Simblica (Una aproximacin al anlisis de la Reforma Educativa). En: Surez, Hugo Jos/ Gutirrez Aguilar, Raquel/ Garca Linera, lvaro/ Benavente, Claudia/ Patzi Paco, Flix/ Parad Alcoraza, Ral (eds.):

Bourdieu Ledo desde el Sur. La Paz: Plural Editores, pp. 147-180. Postero, Nancy (2007): Andean Utopias in Evo Morales's Bolivia. En: Latin American and Caribbean Ethnic Studies. Vol.2, No.1, pp. 1-28. Quijano, Anbal. Colonialidad del Poder, Eurocentrismo y Amrica Latina. Colonialidad del Saber, Eurocentrismo y Ciencias Sociales, ed. Edgardo Lander, CLACSOUNESCO 2000. Snchez-Parga, Jos (2005): Educacin indgena en Cotopaxi. Quito: CAAP. Strbele-Gregor, Juliana (en prensa): Black Day: Racism and Violence in Sucre. En: Kaltmeier, Olaf (ed.): Selling EthniCity: Urban Cultural Politics in the Americas. Thies, Sebastian y Kaltmeier, Olaf (2008). From the Flap of a Butterflys Wing in Brazil to a Tornado in Texas?: Approaching the Field of Identity Politics and Its Fractal Topography. En: Thies, Sebastian/ Raab, Josef (eds.): E Pluribus Unum? Mnster: Lit. Walsh, Catherine (2009): Estado e interculturalidad: reflexiones crticas desde la coyuntura andina. En: Ospina, Pablo/ Kaltmeier, Olaf/ Bschges, Christian (eds.): Los Andes en movimiento. Identidad y poder en el nuevo paisaje poltico. Quito: Corporacin Editora Nacional.

Juliana Strbele-Gregor

Educacin Intercultural Bilinge en Amrica Latina Una contribucin a la construccin de una sociedad democrtica incluyente?La voz y el voto de los indgenas han ganado importantes espacios inaccesibles algunos aos atrs (Walter Gutirrez, ex presidente del Consejo Aymara de Bolivia y miembro de la Asamblea Constituyente, 2006-2007, de Bolivia). Se da una educacin de plagio de otra cultura, no se toma la cosmovisin de los pueblos indgenas, se forma a los nios con otras ideas, con ideas de colonizacin, sin reafirmar la sabidura y conocimientos de nuestras culturas milenarias. En estas condiciones, es muy difcil desarrollar una EIB en nuestra zona, ya no confiamos en el Estado y sus promesas (Guillermo aco Rosas, AIDESEP, Per). Estas citas provienen de dos lderes indgenas de Bolivia y Per (Lpez/Rojas 2006: 367). Muestran el abanico de experiencias en la implementacin de las reformas de

8|

Educacin Intercultural Bilinge (EIB) en diferentes pases latinoamericanos. Desde los aos 1990, en los pases con un alto porcentaje de poblacin indgena, se han realizado reformas educativas para la integracin de la EIB. Durante varias dcadas les precedieron demandas de los movimientos indgenas. Las citas ponen de manifiesto que las polticas educativas en las sociedades multiculturales tambin son polticas lingsticas y culturales y, a fin de cuentas, polticas sociales. La poltica educativa es un elemento fundamental del modelo social de cada pas. Al respecto se trata de las siguientes cuestiones: Qu sociedad se quiere a nivel poltico, qu estatus se atribuye a los diversos grupos que se autodefinen como grupos tnicos? Qu se hace para poner en prctica, a nivel poltico, el reconocimiento proclamado de la diversidad cultural? Y finalmente: Est el Estado y estn los grupos dominantes dispuestos a realizar cambios fundamentales en las constelaciones sociales de poder? Se trata, por tanto, de la construccin de una sociedad democrtica incluyente. Esto requiere del desarrollo en todos los niveles de medidas polticas incluyentes, cuyo punto de partida ha de ser la negacin del racismo y de nacionalismos y etnicismos segregadores. El aprendizaje y la comprensin interculturales slo tienen sentido si contribuyen a superar las prcticas del exlusionary power and powers of exclusionary institutions (Goldberg1993, citado en Gundara 2001/2002). Segn Gundara, esto requiere tambin del desarrollo de un interculturalismo crtico que est intelectualmente fundado y basado en la idea de que la inclusin es la idea directriz de las instituciones y de la sociedad. Esto requiere tambin una investigacin comprometida y crtica que analice el empleo de conceptos como etnicidad, minoras o mayoras nacionales y que pregunte quin posee la hegemona sobre las definiciones, y cmo y con qu propsito se construyen y usan estos trminos. Por ello, el anlisis de las posiciones sociales de poder y de dominacin, as como las causas y estrategias de la resistencia, son centrales para la construccin de una sociedad incluyente. En este contexto hay que analizar de manera crtica el trmino interculturalidad, ya que ste elude, en gran medida, estas cuestiones centrales (seguramente es la razn por la cual Gundara exige un interculturalismo crtico). Por un lado, la interculturalidad no refleja, o refleja muy poco, las relaciones de poder inherentes a la sociedad y el hecho de que en este contexto la etnicidad es una construccin y cobra, en la esfera poltica, un significado especial. Por otro lado, el trmino interculturalidad transmite un concepto de cultura al que remite Fischer 2005: las culturas

son pensadas como unidades separadas entre s y cerradas en s..., que como tales necesariamente entran en conflicto unas con otras. La interculturalidad tiene por tarea conducir o reducir estos potenciales de conflicto entre sociedades que se definen a s mismas culturalmente (Fischer 2005). Segn Fischer, el trmino acepta que son culturales las barreras que separan a las sociedades. stas son asumidas como factores de identificacin antropolgicamente necesarias para el ser humano y, por lo menos en este sentido, como naturales. Y aunque la interculturalidad se ocupe de los contextos histricos de la formacin de los conflictos culturales y reconozca las variables en la definicin cultural, esto apenas cambia que la conceptualizacin intercultural no puede abandonar la imagen de culturas que tienen roces entre s. Este entendimiento subyace implcitamente tambin a los diferentes conceptos de la Educacin Intercultural Bilinge, que vamos a examinar con mayor detalle aqu. En lo que sigue, me voy a concentrar en Latinoamrica. Quienes en Latinoamrica hablan de educacin intercultural bilinge se refieren a las demandas de las organizaciones indgenas, a las distintas ofertas de enseanza, as como a las reformas educativas estatales, cuyos grupos meta son la poblacin indgena rural. Los integrantes de otras culturas, en su mayora occidentales, que mayormente pertenecen a los estratos sociales acomodados, no son parte de ese grupo meta. Sus hijos al igual que los hijos de las clases medias y altas nacionales asisten predominantemente a colegios privados, en los que el bilingismo y el acceso a patrones culturales se orientan a Europa o los Estados Unidos. Este marco de los programas educativos ilustra el tema mencionado de las relaciones de poder y de la hegemona de las definiciones de quin es un grupo tnico.

Planteamiento del problemaA continuacin, la cuestin central es en qu medida las reformas educativas pblicas, en el mbito de la EIB, contribuyen a la emancipacin de los pueblos indgenas y a su plena igualdad como ciudadanos y ciudadanas en un Estado multicultural que reconoce la diversidad cultural como fundamento de la convivencia social. Esto incluye la cuestin de los alcances de las reformas de EIB con relacin a la emancipacin (ver p. ej. Hornberger/ Lpez 1998). Para ello es necesario presentar brevemente a) diferentes enfoques tericos de la educacin bilinge y su contenido ideolgico poltico implcito, b) mostrar los logros y obstculos de la EIB en programas de reforma, as como iniciativas autnomas de comunidades indgenas. El planteamiento del problema requiere mirar ms de cerca la concepcin de la interculturalidad que tienen los respec-

|9

tivos actores, ya que los diferentes actores asocian claramente diferentes concepciones con este trmino. Ms adelante vamos a volver a este punto. Para contextualizar, es imprescindible dar una breve informacin sobre el tema de los pueblos indgenas en Latinoamrica y de la educacin:

Pueblos indgenas en LatinoamricaEn Latinoamrica viven entre 40 y 50 millones de indgenas. Quizs con excepcin de Uruguay, hay pueblos indgenas en todos los pases latinoamericanos. En Bolivia y Guatemala conforman la mayora de la poblacin: en el Censo de 2001, en Bolivia el 62% de la poblacin se autoidentific como indgena (sin embargo, en el Censo falt la categora mestizo, lo que disminuye el valor informativo del censo). En Guatemala se estima que la poblacin indgena se acerca al 50% del total de la poblacin (Sichra/Lopez, 2002). Existe un gran nmero de lenguas. Remitiendo al estudio de Grinevald 2006 (Lpez/ Sichra (2007:2), estiman que actualmente se hablan 700 diferentes lenguas indgenas en la regin; en algunas se trata ya tan slo de pequeos grupos, otros, como los quechuas y aymaras, comprenden varios millones de hablantes. En su gran mayora, los pueblos indgenas de Latinoamrica pertenecen a los pobres. ste es el resultado de la poltica de dominacin colonial y postcolonial. Esto incluye tambin el escaso acceso a la educacin y la formacin. La provisin de instalaciones escolares, docentes y equipamiento a menudo es insuficiente, an cuando en los ltimos aos se registren avances. No obstante, stos a menudo se deben a la cooperacin internacional. Como en la enseanza no se toma en cuenta la lengua materna y el trasfondo cultural de los nios, stos apenas pueden beneficiarse de las ofertas de educacin existentes. La asistencia escolar en las reas rurales se limita normalmente a los primeros tres aos de primaria, con altas tasas de repeticin de cursos. Tambin las tasas de abandono prematuro son altas. La mayora de los nios carecen tanto de los requisitos escolares, como de los recursos econmicos para cursar la secundaria, a la que generalmente slo se accede en pequeas ciudades alejadas. Consecuentemente, el acceso a la educacin, la mejora de las instalaciones escolares en el campo y la dotacin de docentes calificados, la promocin del bilingismo y la integracin de la cultura indgena respectiva en el currculo son demandas centrales de los movimientos indgenas, quienes, desde finales de los aos 70, han venido fortalecindose. En consecuencia, a partir de los aos 1980, los movimientos indgenas han ejercido cada vez ms presin sobre los1

gobiernos. Se trataba y se trata de replantear, por fin, la imagen dominante del Estado-nacin como una sociedad mestiza homognea y de reconocer la diversidad cultural y tnica en los Estados latinoamericanos. En los aos 1980 y 1990, varios Estados se vieron en la necesidad de llevar a cabo reformas constitucionales, que reconocieron la multietnicidad, la multiculturalidad y la diversidad de lenguas. Las demandas centrales de los movimientos indgenas son el reconocimiento como pueblos indgenas, territorios propios autogestionados y el reconocimiento del derecho indgena, as como una mejora sustancial de la enseanza para la poblacin indgena, en la que se tome en cuenta, de modo decisivo, las respectivas culturas y lenguas indgenas. Por lo tanto, las reivindicaciones con relacin a las polticas educativas y culturales ante el Estado y la sociedad forman parte de las demandas polticas de los movimientos indgenas de Latinoamrica ya desde los aos 1960. Y desde hace ya varias dcadas, iniciativas educativas independientes estn desarrollando nuevos enfoques pedaggicos en comunidades indgenas. Muchas reciben apoyo externo, por ejemplo de Iglesias, de ONG y de la cooperacin internacional. Desde hace varias dcadas, la cooperacin bilateral alemana (sobre todo la GTZ e InWent) est comprometida con reformas educativas estatales en diferentes pases latinoamericanos. En conjunto, las actividades van desde iniciativas educativas en el marco de la evangelizacin, pasando por programas propios de las organizaciones indgenas, hasta reformas estatales en el sector de la educacin escolar. Desde que la ONU ha puesto en su agenda la promocin de la educacin escolar, as como el reconocimiento de la diversidad cultural y el correspondiente fortalecimiento de las identidades culturales, se estn intensificando los esfuerzos estatales: en los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas1, el acceso a la escuela primaria para todos los nios ocupa el primer lugar. En la UNESCO, en el marco de la poltica de paz y ampliacin de los derechos ciudadanos, se concede una especial importancia al reconocimiento de la diversidad cultural y la promocin de la interculturalidad (Prez de Cullar (ed.) 1995). La combinacin de estos diferentes factores constituye los pilares y el marco de la educacin intercultural bilinge y de las reformas educativas en Latinoamrica.

Enfoques de la educacin bilingeYa desde principios de siglo existan, a nivel local, programas de educacin bilinge en la enseanza escolar para la poblacin indgena, sobre todo en el contexto de la evangelizacin. El objetivo era la evangelizacin en lengua indgena y al mismo tiempo la asimilacin, es decir la adaptacin de los pueblos indgenas a la civilizacin, es decir a

UN Millennium Project Task Force for Education and Gender Equality (2005); UN Declaration (2000).

10 |

normas y valores occidentales. Tambin en los programas escolares nacionales de bilingismo en el primer curso, los Estados tenan justamente este objetivo: la asimilacin y preparacin para el trabajo remunerado en labores subordinadas del sector de servicios, como obreros o mineros. Consecuentemente, las reformas se limitaban y esto sigue siendo vlido hoy en da al nivel de primaria en la poblacin rural. La oficializacin de las lenguas indgenas y el reconocimiento de la multiculturalidad del pas, tal como se han llevado a cabo en Bolivia, Guatemala y Ecuador en las reformas constitucionales, hasta la fecha se ven reflejadas slo muy parcialmente en la prctica. Hasta ahora no es la norma que los funcionarios dominen la lengua de su regin y conozcan y respeten la cultura indgena respectiva. Esto tiene como consecuencia que la postergacin y discriminacin de las personas monolinges o de las que hablan el espaol deficientemente, no sean una excepcin en el contacto con las oficinas pblicas. A menudo, la interculturalidad sigue siendo un discurso meramente poltico. Antes de la elaboracin de modelos de reforma de EIB, otros modelos prepararon involuntariamente el camino hacia ellos. Pues, como en otros mbitos de la vida, las personas desarrollaron desde la experiencia en el trato con las estrategias de opresin de las clases dominantes en este caso en el sistema educativo demandas y estrategias contra-hegemnicas propias. Globalmente existen diferentes enfoques y modelos de la educacin escolar bilinge, que se distinguen tanto en cuanto a sus mtodos como, sobre todo, con relacin a sus objetivos. En mi presentacin me refiero principalmente a Mathias Abram (2004) y a estudios propios Strbele-Gregor 19962. a) El modelo del bilingismo de transicin. ste fue aplicado sobre todo en los aos 1950 y 1960 por misioneros catlicos y evanglicos, principalmente por el ILV (Summer Institute of Linguistics). Pero tambin algunos Estados, como por ejemplo Guatemala, se sirvieron de este modelo en la construccin del sistema educativo rural, en regiones con mayora de poblacin indgena. En ello jugaba un papel relevante el apoyo de agencias de desarrollo de los EE.UU. (sobre todo USAID, pero tambin algunas ONG). La lengua materna es usada para la alfabetizacin, a fin de transitar, lo ms rpido y eficientemente, al idioma dominante y para conducir a los nios a la civilizacin (Abram 2004: 128). El modelo est orientado completamente a la asimilacin. La cultura de origen es desvalorizada. La presin para asimilarse y la discriminacin cultural conducen a la enajenacin o a la negacin de la cultura de origen. A menudo, las consecuencias son una autoestima baja, la inseguridad acerca de la propia identidad, la prdida de la lengua indgena y el ocultamiento de la cultura de origen en la siguiente generacin. (Quines somos?2

es el ttulo de un relato de experiencia de Per en los aos 1980). b) Modelos de la Educacin Bilinge. Aqu los dos idiomas se usan en las clases, en la mayora de los casos hasta el final de la educacin bsica. El plan de estudios se corresponde con el currculo nacional. En este modelo, la cultura de origen de los alumnos tampoco es tomada en cuenta. Los textos escolares y los ejercicios suelen ser traducciones del idioma dominante a la lengua materna, que, por lo tanto, no hace de portadora y transmisora de contenidos propios culturalmente diversos (Abram 2004: 128). Tambin aqu se trata de asimilar, de devaluar la cultura de origen y de generar la disposicin para romper con sta. Dependiendo de la escuela, a veces los alumnos estn algo mejor formados que en el modelo a). Si la enseanza sistemtica de idiomas se realiza tanto en la lengua materna como en la lengua dominante, esto puede contribuir a la mejora de las opciones en el mercado laboral, as como a la participacin en la vida pblica. Las consecuencias que se pueden observar son ambivalentes: puede ocurrir la enajenacin cultural, la subordinacin al modelo de dominacin social, a la asimilacin con la esperanza de lograr la integracin social; sin embargo, despus de una fase de asimilacin tambin puede ocurrir lo contrario: la reidentificacin con la cultura de origen. Experiencias con el racismo y expectativas sociales frustradas, pese a los esfuerzos de asimilarse, conducen al rechazo de la mestizacin obligatoria, a la bsqueda de las propias races y al compromiso con la propia cultura. Las demandas de educacin correspondientes salen fuertemente de personas con este trasfondo de experiencias ambivalente. Cmo se desarrolla la personalidad depende, en buena medida, del entorno social y de las condiciones polticas marco. Sin embargo, ha quedado demostrado que un buen nmero de lderes de organizaciones indgenas y sindicalistas han surgido de alguno de los programas de educacin bilinge. La dominacin relativamente buena del espaol y de los cdigos de la sociedad dominante les permite no desempearse solamente como traductores, mediadores, broker entre las culturas, sino tambin convertirse en constructores de una poltica de identidad indgena. Varios proyectos escolares autnomos siguen un enfoque educativo basado en la cultura. Los muy distintos modelos pueden resumirse bajo el trmino: c) Educacin indgena o endgena. Muchas organizaciones indgenas llevan a cabo modelos educativos propios. En parte, tienen una larga tradicin. Lderes indgenas, especialistas religiosos y culturales de la comunidad y ancianos juegan un rol central en estos enfoques educativos. Esto es vlido tanto en el programa de enseanza como en la transmisin de saberes, normas, valores y cono-

En funcin de consultora para la Cooperacin Tcnica Alemana (GTZ) he participado desde 1989 en evaluaciones y planificaciones de programas de EIB en Bolivia, Ecuador, Guatemala y Per.

| 11

cimientos de la cultura. En la mayora de los casos, los docentes son miembros de la comunidad que tienen habilidades pedaggicas y que disponen de ciertos conocimientos y capacidades tcnicas. Con razn Abram (2004: 128 129) subraya que la espiritualidad y la tradicin son temas centrales y que se realizan grandes esfuerzos para estudiar los saberes tradicionales y transmitirlos a travs del currculo. Sin embargo, los xitos de los programas educativos indgenas son muy variables. Por ejemplo en el Altiplano, en la primera mitad del siglo XX, existi una estrecha cooperacin con misioneros evanglicos, en su mayora adventistas o baptistas. En el transcurso de la evangelizacin, stos apoyaron a las comunidades frente a los grupos dominantes, sobre todo a los gamonales y a la Iglesia catlica, que prohibi el acceso de los indios a la educacin (Carter/Mamani 1982; Strbele-Gregor 1989). En aquella poca, el objetivo principal no era la transmisin de la propia cultura, se trataba de transmitir a los alumnos conocimientos de la lengua espaola, conocimientos bsicos generales y de la cultura dominante, que les permitieran estar en condiciones de defenderse en el mundo mestizo y defender los derechos ciudadanos. A veces tambin se transmitieron habilidades para algn oficio.

estn orientados a la alfabetizacin en la lengua materna, posteriormente al aprendizaje de la lengua nacional, primero oralmente y, a partir del segundo curso, de modo escrito. Del tercero al sexto curso, todas las materias se ensean en ambos idiomas. Los contenidos de la cultura indgena se fijan sistemticamente en el currculo. La EIB requiere de una reforma pedaggica centrada en el alumno y de mtodos activos que usen el aprendizaje mediante el descubrimiento. En lo posible, el currculo debe tener una orientacin prctica (proyectos escolares, orientacin profesional). El acompaamiento cientfico por institutos especializados y universidades se da sobre todo en el mbito de la evaluacin para medir los xitos de los alumnos (Abram 2004: 128). Los diferentes pases han llevado adelante estas reformas con intensidades variables. Para un compromiso serio en la implementacin es determinante y cmo podra ser de otra manera? la presin y la apuesta poltica y personal de las organizaciones indgenas y la disposicin de la cooperacin internacional para el apoyo tcnico y financiero. Ante este trasfondo, en el siguiente apartado nos preguntamos ante qu exigencias concretas pone a los actores involucrados un proyecto tan ambicioso. Qu obstculos han surgido en la implementacin, existen problemas bsicos fundamentales? Qu resultados hay hasta la fecha?

Educacin intercultural bilingeLos enfoques de la Educacin Intercultural Bilinge en reformas educativas estatales surgieron en oposicin al adiestramiento en modelos escolares monolinges o bilinges y se originan en las demandas de los movimientos indgenas. La conservacin y promocin de la propia lengua, as como la integracin de la cultura respectiva como transversal en todo el currculo y en todas las materias son los pilares de estos enfoques. Otro aspecto central es el aprendizaje sistemtico del espaol / portugus. En conjunto, se trata de una enseanza cientfica cualificada. En varios pases, sobre todo en Bolivia, Ecuador, Per y Guatemala se realizaron reformas educativas con los enfoques correspondientes en la formacin bsica en las reas rurales con poblacin indgena. Estas reformas educativas fueron y son apoyados fuertemente por la cooperacin internacional. Especialmente la cooperacin estatal alemana ha estado comprometida durante varias dcadas en los pases mencionados. Matthias Abram, durante aos director de proyectos de la GTZ en Ecuador y Guatemala, caracteriza la EIB de la siguiente manera: La enseanza y el aprendizaje (se realiza) en ambos idiomas y en ambas culturas, y de esta manera debe conducir a una competencia lingstica-cultural coordinada de los alumnos, fortalecer su identidad y su autoestima, promover su aprendizaje y ponerlos en condiciones de mejorar sus opciones profesionales (salidas profesionales) y sus condiciones de vida en el dilogo intercultural con jvenes de otras culturas y lenguas. El plan de estudios y los mtodos de enseanza

Exigencias y obstculosLas exigencias en los diferentes niveles son extraordinariamente complejas, difciles y muy exigentes en tiempo, ya que la EIB obliga a la reestructuracin del sistema de formacin bsica. Forma parte de ello el desarrollo diversificado y orientado a los alumnos de los planes de estudio, materiales para los docentes y los alumnos en base al principio de un bilingismo y una interculturalidad continuos en todas las materias para la poblacin indgena, as como un espacio para sucesivas secuencias de un plan de estudio adaptado a lo local, que los docentes y encargados de la comunidad deben disear conjuntamente. Tomando en cuenta el estado de la formacin docente actual, muchas exigencias constituyen un reto, ya que los docentes no han sido capacitados para el trabaj autnomo. En los institutos de formacin docente, la pedagoga orientada a los nios era desconocida, y hasta hoy est difundida slo parcialmente. Una adecuada formacin docente requiere de una completa reestructuracin de los contenidos de las Escuelas Normales con relacin a la enseanza rural y de una formacin basada en los principios de la EIB (Sichra / Lpez 2007: 8). Para ello se realiz una evaluacin externa de los Institutos Normales existentes y se ofrecieron cooperaciones con universidades, lo que no siempre result exitoso. Adicionalmente se crearon programas de post-

12 |

grado en la Universidad Pedaggica de Puno y una Maestra internacional en la Universidad de Cochabamba, ambos en el marco de la cooperacin tcnica alemana. Al mismo tiempo, haba que perfeccionar a los docentes. Esta capacitacin se realiza obligatoriamente paralelamente a la actividad docente y en las vacaciones escolares, concluye con un examen y, en algunos pases, est asociada con un aumento de sueldo. Debido a la carga de trabajo adicional, este procedimiento no fue aceptado en todas partes. En Bolivia hubo una resistencia masiva por parte de los docentes y el sindicato de maestros rechaz la reforma educativa en su conjunto. La EIB prev una fuerte inclusin de los padres de familia y de la comunidad. Las correspondientes estructuras participativas deben ser construidas conjuntamente y deben tener aceptacin. Las organizaciones indgenas exigen que la reforma sea un proceso participativo en el que se les incluya de modo decisivo. Para ello se desarrollaron en los diferentes pases algunos instrumentos, que, sin embargo, no siempre correspondan con las ideas de las organizaciones. A continuacin listamos brevemente otros elementos de las reformas: La escuela como centro de la comunidad; alfabetizacin de los padres, perfeccionamiento, realizacin de proyectos. Todo ello requiere de la disposicin de los involucrados, que a menudo no existe. Formacin de ejecutivos indgenas y especialistas para dar autnomamente continuidad a la reforma educativa. Elaboracin de textos en lengua indgena e iniciativas para escribir en lengua indgena. Sin embargo, las culturas indgenas son culturas orales que no tienen la costumbre de leer. Adems, en el campo se carece de dinero para adquirir textos. Las estrategias incluyen la instalacin de bibliotecas y el acceso a nuevos medios de comunicacin. En este punto existe un fuerte consentimiento. Medios de comunicacin: Radio y TV. La radio est ampliamente difundida y es muy popular. Las radios comunales tienen una larga tradicin en los pases andinos. Es necesario transmitir una recepcin crtica de los medios de comunicacin. Considerando su presencia y poder, esto es vlido para toda la sociedad. Especialmente las poderosas emisoras privadas de radio trabajan a menudo con la difusin y consolidacin de estereotipos, formas abiertas y encubiertas de racismo e informaciones falsas y extremadamente parciales.

con la limitacin de la EIB a las escuelas rurales, que hace que la reforma sea considerada como una variante moderna de la enseanza de dos clases. En el transcurso de los debates entre los diferentes actores, sobre todo en el nivel medio de implementacin, pronto result que existieron y siguen existiendo ideas divergentes sobre lo que hay que entender bajo interculturalidad. La mayora de los activistas indgenas entienden bajo interculturalidad el reconocimiento y la promocin de su cultura especfica y la correspondiente concientizacin y formacin de la identidad. El encuentro entre las culturas, el intercambio y la transculturalidad no son tema, pero s, cada vez ms, la reflexin sobre las relaciones sociales de poder. Refieren la preposicin inter a la habilidad de los alumnos y alumnas de dominar y usar la lengua y los cdigos de la sociedad dominante. Tampoco se trata de recibir conocimientos ms detallados sobre otras culturas indgenas del pas, ni tampoco del dilogo y el intercambio conjunto horizontal con nios de la sociedad no indgena3. Estos ltimos dos aspectos se corresponden completamente con las ideas del Estado, por lo que la reforma justamente se limita a la poblacin rural indgena. La concepcin de los actores estatales con relacin a la EIB parte del concepto arriba esbozado de las diferentes culturas, pero tambin incluye la idea de la influencia cultural externa y del sincretismo de las culturas indgenas. No obstante, no se trata de una reflexin crtica de las relaciones de poder, que se manifiesta en una jerarqua de culturas y lenguas. Aqu, interculturalidad significa integracin de la cultura indgena de origen y habilidad en el trato con la cultura nacional. Usualmente, una concepcin que incluye tambin el encuentro entre culturas, el intercambio y la promocin de una prctica cultural comn proviene ms bien de actores externos, de la cooperacin internacional o de las ciencias. Hasta ahora, conceptos como hibridad o transculturalidad han sido escasos en los debates sobre los enfoques educativos.

ConclusinLas reformas educativas estatales de la educacin intercultural bilinge deben tolerar una crtica fundamental: se trata de reformas parciales que no estn orientadas a la reconstruccin de la sociedad en direccin a una democracia que incluya a todos los sectores y culturas. La promocin de las lenguas vernculas y de las culturas indgenas, que se refiere exclusivamente a la primaria y no incluye a la poblacin espaol-hablante, sigue estando comprometida con un modelo jerrquico de las lenguas y culturas. No obstante, la EIB tambin tiene elementos emancipatorios. Con esto quiero decir: primero, la transmisin de una enseanza bsica globalmente buena, incluida una buena dominacin de ambos idiomas; segundo, una pedagoga

Retos y obstculosUn obstculo esencial en la implementacin de la EIB es la falta de docentes bilinges y parcialmente su actitud de rechazo. Entre los padres tambin existen, en parte, grandes reservas. stas tienen que ver con la enseanza en lengua indgena, con los enfoques pedaggicos y, sobre todo,3

Resultados obtenidos por la autora en las evaluaciones de programas EIB apoyados por la Cooperacin Tcnica Alemana GTZ en lo pases Bolivia, Ecuador, Guatemala y Per en los aos 1990 y as como en talleres sobre Interculturalidad organizados por el Instituto Goethe en Bolivia 2008.

| 13

que respeta la cultura de origen y, de esta manera, fortalece la autoestima de los alumnos en vez de destruirla. No obstante, desde luego la crtica de Flix Patzi intelectual aymara y primer Ministro de Educacin en el gobierno de Evo Morales dirigida al conjunto de la reforma educativa en Bolivia en 1993, es coherente: Considera que es una estrategia de integracin del Estado y no una contribucin a la emancipacin de los pueblos indgenas, no un enfoque de inclusin. Se refiere a Bourdieu cuando escribe: ...cada cierto tiempo renueva (el Estado) tales mecanismos y ejerce permanentemente dice Bourdieu, una accin formadora de disposiciones duraderas, a travs de todas las coerciones y disciplinas corporales y mentales que imponen uniformemente al conjunto de sus agentes. En su lectura del currculo, los valores y nociones dominantes quedan consagrados en el propio currculo. Vale la pena citar exhaustivamente su razonamiento, ya que esta crtica es digna de ser discutida: Es decir, aqu nuevamente se manifiesta la ilusin de una teora de confraternacin al tun tun, bajo el techo de la organizacin poltica liberal que da la democracia liberal. Por ello que en este nuevo contexto de dominacin del idioma nativo solamente se presenta como instrumento eficaz de legitimacin del liberalismo. Por otro lado, el idioma nativo es instrumentalizado para la mayor efectivizacin en el proceso de imposicin de los hbitos dominantes, cuando solo se implementa para las naciones dominadas y en los primeros cursos del sistema escolar. Por lo dems, el idioma castellano contina siendo el idioma oficial dominante en el comercio, en el sistema laboral, en diferentes competencias como son los exmenes de admisin, etc. De ah que el idioma nativo contina siendo el idioma de mbito privado destinado solamente para la propia nacin, coartado de sus posibilidades universales (Patzi 2000: 178). Traduccin del alemn: Gudrun Birk

Hornberger, Nancy/ Lpez, Luis Enrique (1998): Policy, Possibility and Paradox: Indigenous. Multilingualism and Education in Peru and Bolivia. En: Cenoz, Jasone/ Genesee, Fred. (eds.): Beyond Bilingualism: Multilingualism and Multiculturalism in Education. Clevendon: Multilingual Matters, pp. 206-242. Lpez, Luis Enrique/ Sichra, Inge (s.a.): Intercultural bilingual education among indigenous people in Latin America http://fundacion.proeibandes.org/bvirtual/docs/Indigeno us_bilingual_education.pdf (9.03.09) Lpez, Luis Enrique/ Rojas, Carlos (2006): La EIB en Amrica Latina bajo examen. La Paz: GTZ/ Plural. Patzi, Flix (2000): Etnofagia estatal. Modernas Formas de Violencia Simblica (Una aproximacin al anlisis de la Reforma Educativa). En: Garca Linera, lvaro; et. alt. (eds.): Bourdieu Ledo desde el Sur. La Paz: Plural Editores, pp. 147-180. Prez de Cullar, Javier (ed.) (1995): Our Creative Diversity. Report of the World Commission on Culture and Development. Paris: UNESCO Publishing. Sichra, Inge/ Lpez, Luis Enrique (2002): La educacin en reas indgenas de Amrica Latina. Revista de Educacin Intercultural Bilinge Qinasay Vol. 1, pp.1526. Strbele-Gregor (1989) Indios de piel blanca. Sectas fundamentalistas en Chukiyawu. La Paz: HISBOL. Strbele-Gregor, Juliana (1996): "Bildungsreform und indianische Bewegung in Bolivien". En: Birle, Peter (ed.): Bolivien. Lateinamerika. Analysen Daten Dokumentation, Zeitschrift Hamburg: Institut fr Iberoamerika-Kunde, pp. 62-73. UN United Nation (2000): United Nations Millennium Declaration. En: http://www.un.org/millennium/declaration/ares552e.ht m. (10.4.09). UN United Nations Millennium Project (2005): Taking Action: Achieving Gender Equality and Empowering Women. Task Force on Education and Gender Equality. London and Sterling, Virginia: Earthscan.

BibliografaAbram, Matthias (2004): Indigene Vlker, Bildung und Kultur: Interkulturelle Zweisprachige Erziehung. En: GTZ (eds.): Indigene Vlker in Lateinamerika und Entwicklungszusammenarbeit. Eschborn: GTZ, pp. 118133. Fischer, Bernd (2005): Multi, Inter, Trans: Zur Hermeneutik der Kulturwissenschaften, (www.inst.at/trans/15Nr/01_1/fischer15.htm (11.02.09). Gundara, Jagdish S. (2001/2002): Multiculturalism in Canada, Britain and Australia: The Role of Intercultural Education, Journal of Canadian Studies, Vol. 17, pp. 4059.

14 |

II. Interculturalidad en la encrucijadaCornelia Giebeler

Conceptos de Inter-,Trans -, e Intraculturalidad en la EducacinEn los discursos sobre los conceptos educativos sobre un mundo diverso, hbrido y migratorio, la Interculturalidad aparece en todos los sistemas estatales como una ventaja para resolver las problemticas de una educacin parvularia y escolar con nios y nias de distintas lenguas, costumbres y hbitos. En esta contribucin, voy a tratar de discutir los conceptos de la Inter-, Trans- e Intraculturalidad que aparecen en el discurso americano especialmente en las publicaciones de autores latinoamericanos, para reconocer su aporte a este debate. As pues, voy a mencionar algunas reflexiones sobre el dilogo terico de los trminos y sus implicaciones en la educacin.

el de las polticas educativas y culturales de los gobiernos (Stavenhagen 2001:237). Prcticamente, esto significa, que el Estado es el que se hace responsable de la decisin de cmo la escuela puede jugar un rol decisivo sobre las posibilidades de los nios para acceder a una vida buena. Prcticamente, significa tambin, que nios y nias con otro idioma o distintos comportamientos, de familias en pobreza o con experiencias problemticas, se encuentran en una situacin dbil para entender, aprender y adaptarse al sistema de la enseanza. Eso afecta a todos los nios con ciertas necesidades especiales, pero las respuestas del sistema escolar abren ventajas muy distintas para los nios de distintos grupos, como los de idiomas no europeos y los de familias ricas. Para la poblacin de Nacionalidades sin Estado5 las respuestas todava son muy pocas y lentas. La implementacin de escuelas con el enfoque de la alfabetizacin en el idioma espaol, para nios y adultos, no considera sus mundos de vida, su lengua materna, ni sus experiencias en su aprendizaje informal en sus familias, en la calle y sus alrededores. Ignorar las circunstancias personales del alumno es, hasta hoy, lo comn en la escuela y, con eso, se podra decir que esta institucin sigue con un colonialismo interno, especialmente en relacin a las familias de herencia aymara, zapoteca, rapa nui, mixteca, guaran, quechua. Con los conceptos educativos interculturales, surge la idea de una enseanza o aprendizaje en dos idiomas al mismo tiempo. Pero el concepto intercultural tiene otros contenidos, como tematizar el colonialismo interno, cambiar los contenidos de la enseanza de la historia incluyendo temas de visin del mundo, mundo de vida, situacin econmica etc. de los diferentes descendientes precoloniales

La vida buena para todos y todasLa vida buena, al contrario de una buena vida, es un concepto filosfico para definir moralmente los criterios de la participacin de todos en las sociedades. Este concepto presupone una tica de los derechos y obligaciones e incluye una cuestin moral.4 El concepto referido a definir y hacer una vida buena lo retom en Amrica Latina, ente otros, Javier Medina, criticando los conceptos europeos por la exclusin de la economa (Medina 2001). Este discurso sobre lo que es una vida buena en los distintos mundos de vida en el sentido fenomenolgico (Schtz, Husserl, Waldenfels) y crtico (Habermas) segn mi punto de vista, sera el marco terico para enfrentarse a los conceptos de una Inter-, Trans- e Intraculturalidad dentro de la educacin, bajo la imaginada inclusin de todos y todas en la sociedad civil como citoyen. El citoyen, tal y como surgi de la revolucin francesa, es un concepto que ha sido utilizado sucesivamente por distintos grupos sociales en funcin de sus intereses; primero por los ricos y por los hombres, sobre la base de motivos clasistas, racistas, sexistas y etnicistas; ms tarde por las mujeres y ahora, finalmente, por los pueblos marginados. La antigua nocin de igualdad, libertad y hermandad es, hasta hoy, el vnculo para integrar a todos al Estado y a la nacin, tratando de allanar todas las desigualdades. Uno de los medios fundamentales para los procesos de inclusin es la educacin.

El uso del trminoDnde y cmo se usa el trmino Intercultural? Por qu y con qu intencin aparecen palabras diferentes como Transculturalidad y, recientemente, Intraculturalidad y qu quiere decir Intraculturalidad trmino usado de nuevo en discursos indgenas? Primero, se podra decir que hay una gran gama en el uso de estas palabras. La Interculturalidad, aparece como trmino analtico para entender relaciones tnicas y culturales. De ah que hay un uso de lo Intercultural como trmino de lucha en contra de los sistemas dominantes occidentales. Tambin, se usa como metodologa de un aprendizaje reflexivo y crtico, dentro de ciertos caminos para cambiar el sistema escolar y social y, en general, este trmino se abri como una olla grande para meter todo lo que tiene que ver con procesos migratorios, intertnicos, comunicativos e interrelaciones dentro de los grupos y los individuos.

Educacin y DiversidadSegn Stavenhagen uno de los principales problemas que enfrentan las minoras tnicas y los pueblos indgenas... es4

Vida buena es un trmino tomado de Paul Riceur con la lnea filosfica europea que va desde Aristteles a Wittgenstein (a partir de los derechos y obligaciones) en la que la tica pregunta por las causas de una vida lograda en los discursos del trabajo social para definir las metas de la ayuda profesional. 5 Naciones sin Estado es un concepto que surgi del debate alrededor de lo tnico: los pueblos indgenas se autoidentificaron como Nacin, y la teora trataba de analizar el concepto bajo el debate Estado-nacin. | 15

Transculturalidad, al revs, aparece como algo nuevo, no conocido e intelectual. Pero voy a aclarar que este trmino es un concepto de las Amricas para teoretizar los procesos de movimientos humanos desde hace siglos. La Intraculturalidad en este discurso me parece muy importante como trmino, porque reflexiona la relacin entre algo universal y particular una discusin importante en las luchas indgenas del continente, en donde el debate sobre la historia de los pueblos originarios adquiere un papel importante. Pero primero quiero regresar a la pedagoga y al concepto fundamental de la educacin formal: la interaccin.

que es simultneamente no-Yo y no-T (Giebeler 1997/2007). Por lo tanto, mediante la interaccin, el extrao l se convierte en el T del otro mediante el contacto. La bsqueda del ser humano empieza con su forma de ser con los dems en la naturaleza a travs de un en medio que aparece en el enfrentamiento con el mundo. El ser humano, desde su concepcin en el vientre materno, es un buscador, un encontrador dentro de su sistema que le hace crecer y vivir su vida dentro de la comunidad especfica de su ambiente.

Educacin informal: Aprender es Investigar La Pedagoga Vis--VisYo hablo desde la perspectiva de formar profesionales en la pedagoga y en el trabajo social. Esto quiere decir que mi punto de vista es la teora de la pedagoga diaria con la niez y con familias o grupos sociales. En todos estos procesos de una intervencin profesional en la relacin vis-vis, la asesora y la competencia para relacionarse es lo fundamental. Por eso, quisiera empezar con algunas reflexiones sobre las interrelaciones del ser humano. En el contexto de la llamada Interculturalidad, ms que en otros, hay que reflexionar sobre la recepcin del otro, de la otredad, para dar respuesta a conceptos pedaggicos con nios de distintas filiaciones a partir de lo Intercultural. Por eso, primero quiero mencionar unos trabajos analticos, que usan lo Intercultural para explorar los procesos sociales con respeto al Indgena y seguir con el concepto Transcultural, que implica la interrelacin personal que trae la idea de cmo el ser humano se relaciona con el mundo, para finalizar con un ejemplo en relacin a la educacin formal. As pues, el ser humano empieza con el contacto antes del parto y empieza de ah a investigar su mundo. Desde ah podemos decir que el aprender, desde la niez, es una investigacin del mundo dependiendo de cmo se manifiesta el mundo frente al ser humano. A partir del concepto de la tradicin humanista, el aprendizaje es algo muy personal. Es subjetivo y forma parte de las construcciones del mundo reflexivo, lleno de unas experiencias a nivel personal, grupal y con las interrelaciones que se hacen posibles desde su misma biografa. De ah empiezan las diferenciaciones de los mundos de vida, los comportamientos, las capacidades, las posibilidades, las decisiones y la estructuracin de los contextos. Dentro de esto siempre y creo que eso es algo esencial empieza la investigacin del nio para aprender (conocer) el mundo.

Educacin Formal: Aprender es FormarPero la educacin formal e institucional funciona de otra manera; es una institucin de poder que estructura sociedades. Aplica polticas nacionales, junto a una moral y con reglas de comportamiento, que influyen hasta el ltimo rincn de la casa. Hasta entonces, las reformas educativas buscaban otras maneras de la enseanza colonial, iniciada, entre otros, principalmente por Paolo Freire. La metodologa de la educacin formal era una enseanza desde arriba, enfocada a asimilar a los habitantes al sistema dominante. La educacin era y es una formacin de hbitos, de ciertos aprendizajes, de los caracteres y todo eso segn la moral y tica desde arriba, formulado por los poderes de los Estados. Los Estados escriben los currculos interculturales, ponen los criterios, deciden los contenidos y los mtodos de aprendizaje. En los Estadosnacin, la educacin es un poder estatal profundo que ha ignorado, por siglos, la diversidad de su poblacin. Ahora, la llamada educacin bilinge es un programa de los Estados para integrar a su propia poblacin, recurriendo solamente al idioma y, muy poco, a un intercambio, a distintas visio-

Interculturalidad del ser humano en el mundoAntes de empezar con una pequea revisin de la literatura latinoamericana, quisiera dar mi punto de vista sobre las posibilidades del ser humano de interrelacionarse con el mundo. Esta mirada surge del entendimiento de lo cultural desde el punto de vista de la otredad, basado en una idea esencial de Humboldt: Esa idea, es que con el Yo aparece el no-Yo, y eso es el mundo. El mundo tiene una interrelacin con el mismo Yo por conexiones. Con el contacto, que se produce al mirar atrs, surge la construccin de una biografa, se forma la identidad subjetiva, social y cultural. Wilhelm von Humbolt ha definido lo extrao como constitutivo de la experiencia humana: al Yo se le enfrenta todo el resto del mundo como extrao, como no-Yo o l. De este l se forma un T gracias a la actuacin comn. Nace el otro, la otra. Queda por ltimo el l,

16 |

nes del mundo, prcticas culturales, hbitos e identidades grupales. A continuacin, voy a tratar de identificar los conceptos que aparecen como Interculturalidad, Trans- e Intraculturalidad, desde y hacia una perspectiva educativa en Amrica, los cuales tienen la orientacin hacia los llamados pueblos indgenas. Por qu, de repente, los nios y adultos de ascendencia aymara, zapoteca, rapa nui, kawsqar, etc. aparecen en el enfoque de los programas y enseanzas interculturales? Por qu y con qu importancia ellos mismos desarrollan conceptos como los de las Universidades Indgenas, ya sea en Mxico, Bolivia o Ecuador?

humanos, grupos y culturas, sus contenidos para la educacin y voy a reflexionar sobre lo Intercultural, como aparece en ciertos conceptos. Seleccionando algunos, encontr que hay algo similar en varios: se definen lmites, contradicciones o contraposiciones con lo que no est definido como tnico. Este pensamiento as podramos decir, se refiere a una parte de las sociedades y excluye a los dems se puede ver como un proceso intercultural desde el punto de vista tnico. Por eso permtanme la pregunta: qu rol desempean los dems? Cmo viven en este concepto los sindicalistas, homosexuales, violadas, trabajadores, descendentes de europeos, migrantes de hoy? Estn libres del tema intercultural, integrados en dnde, perteneciendo a qu? Son iguales, libres, hermanos de todos?

Etnia e IndgenaPero antes de seguir con esta pregunta, voy a dedicar mi atencin a lo tnico y lo indgena, para que veamos la diferencia entre los dos. El trmino Etnia, en sus contenidos significativos, est reservado para los Indgenas. Con la palabra etnia se nos ocurre, como primera imagen, los grupos indgenas. No los consideramos como alemanes, espaoles, rabes, bvaros o catalanes, sino que la imagen clara es la poblacin que no desciende de la inmigracin europea, ni de la esclavitud. La asociacin se orienta a la que ya radicaba en las tierras de las Amricas antes de la inmigracin de la respectiva colonizacin europea (Arizpe/Mazorca/Rivera 2007:16). Junto a esta imagen aparece lo tnico como lo otro (lo distinto) la otredad como resultado del etnocentrismo que se puede entender como sistema jerrquico de subordinaciones tnicas (una otredad totalmente distinta a la otredad que explor al principio). Desde esta explicacin, el concepto Indgena forma parte de una jerarqua llamada occidental. Tambin se podra decir que viene de una mundializacin o worlding, como Spivak defina a los distintos espacios como distintos mundos en el proceso de la colonizacin. Las tomas de decisiones estn dominadas por cientficos, por ejemplo geogrficamente. La definicin de cinco continentes como las Amricas, Europa, frica, Asia y Australia es una de las decisiones, que hasta hoy forma nuestro punto de vista del mundo. Econmicamente, el concepto del primer y tercer mundo usa la jerarqua de las cifras para decidir quin est arriba y quin abajo. Y la simple explicacin del por qu existe la palabra Indio e Indgena nos lleva al polo del debate sobre el colonialismo: Coln lleg a las Amricas sin saber adnde lleg, denomin a los habitantes de la supuesta India Indios y, hasta hoy, el juego del rol Indgena forma parte de la educacin occidental en la vida de cada nio.

1. La idea de los Procesos InterculturalesMiguel Bartolom propone, dentro de su Antropologa Poltica, la importancia actual de estudiar los sistemas intertnicos como procesos interculturales que alimentan un aspecto de la dinmica social global (Bartolom 2006: 17). Lo que l retoma crticamente son los conceptos anteriores como estudios de la aculturacin, los cross-culturalstudies o las relaciones intertnicas, como propuso, ya en 1964, el antroplogo brasileo Roberto Cardoso Oliveira. Con esto, encuentra una afiliacin para desarrollar su teora de procesos interculturales, igual a la teora del colonialismo interno de los mexicanos Rodolfo Stavenhagen y Pablo Gonzlez Casanova. Eso significa que el trmino del proceso intercultural quiere decir que los pueblos indgenas quedan en una situacin neocolonial ejercida por los mismos Estados-nacin, dentro de los cuales estn incluidos por ser nacionalidades como mexicano, peruano, etc. l mismo critica que este trmino siempre ha sido usado para implementar una diferencia entre un nosotros y un otro, y que nadie lo usa para designarse a s mismo (Bartolom 2006:50-51). Con Kristeva, podra seguir analizando el trmino de lo tnico y la historia del uso de lo tnico, que en Europa era igualado con los brbaros en la poca clsica de los griegos. Como enfoque de su anlisis quedan los grupos tnicos, buscando trminos como, por ejemplo, la diferenciacin entre grupos tnicos y grupos etnolingsticos el uno entendido como grupo organizativo emprico y el otro como categora taxonmica generada por la lingstica. El camino para encontrar procesos interculturales queda de lado. El proceso intercultural trata finalmente de procesos tnicos y no realmente de procesos para interrelacionarse entre culturas. En el problema anterior aparece, como en muchos anlisis, la imposibilidad de definir las culturas como algo fijo y cerrado y, al mismo tiempo, el intento de describir la interrelacin entre culturas, tambin indefinible.

Interculturalidad para todosVoy a retomar la idea de las interrelaciones entre seres

| 17

2. Aspectos histricos: Historia de la InterculturalidadDaniel Mato presenta otro concepto y nos cuenta la historia de los encuentros entre europeos y otras civilizaciones como una historia de la interculturalidad, slo que esta expansin europea ha dado lugar al establecimiento de relaciones entre pueblos y civilizaciones diversas, relaciones que han tenido y tienen carcter intercultural, slo que histricamente estas relaciones no han sido de colaboracin, sino principalmente de dominacin. l sigue con la crtica de lo universal, y dice que para l no existe una certificacin de validez universal de los conocimientos (Mato 2005:4). En la reflexin del por qu sera necesaria una Universidad Indgena, se mantiene la crtica a los sistemas universitarios, como las instituciones excluyentes de otras formas de saberes. l va con la propuesta de incluir la epistemologa del mundo indgena, de prcticamente todos los pueblos indgenas americanos, resulta radicalmente diferente de la visin occidental que opone humanidad a naturaleza (Mato 2005:11). l form parte de la intervencin para fundar la Universidad Indgena Amautai Wasi en Ecuador, que se consideraba como una Casa de la Sabidura (Ponencia Amautai Wasi 2002). En esta propuesta se encuentra la cosmologa andina en conjunto con la cosmologa occidental, pero, en la propuesta, la cosmovisin andina toma un papel igualmente importante. En fin, la universidad nunca lleg a un nivel de aceptacin por parte del Estado y por eso siguen con cursos y formaciones para lderes indgenas. Este caso es significativo porque con una teora de la interculturalidad histricamente existente como proceso de dominacin / sometimiento, el trmino es reconstruido para lograr una reversin de dichos procesos e integrar los saberes andinos; lo Intercultural est entendido como una lucha en contra de un sistema excluyente.

de ser, de organizarse, de culturalizarse. Por eso lo Inter dice ms sobre la diferencia, un poco sobre el contacto, y nada sobre los procesos de cambios sociales y culturales. Para buscar alternativa