A-Desalambrar: Wal-Mart y Supermercados Lider

Click here to load reader

  • date post

    24-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    1

Embed Size (px)

description

1era quincena de mayo, 2009

Transcript of A-Desalambrar: Wal-Mart y Supermercados Lider

  • # 4Mayo 2009Publicacin AtemporalWal-Mart y Supermercados Liderhttp://colectivomira ores.blogspot.com

  • La escasez de los productos bsicos que nos permitan comer y dormir con tranquilidad, es un problema que toda familia busca so-lucionar con la mayor urgencia posible. En este caso, las familias econmicamente ricas no tendrn grandes complicaciones, e incluso se tomarn los lujos que su riqueza les permite, comprando de la mejor marca, de la mejor calidad, y la cantidad suciente para sa-tisfacer la necesidad de saciar el hambre.

    Por otro lado, quienes no tenemos la posibilidad de darnos ma-yores lujos sino es muy de vez en cuando, no nos es fcil enfren-tar el costo de la compra de mercadera. Alimentarnos, siendo una necesidad, se nos convierte en un desafo. Y ante esta situacin desesperada, cualquier ayuda que nos brinden, por ms miserable, se vuelve til, y la tomamos sin pensarlo dos veces.

    As es como nos cagan, porque realmente estamos siendo estafados a diario.

    Nuevamente, una empresa extranjera se instala en Chile para ha-cernos creer que son un regalo estadounidense: WAL-MART, la mayor lnea de productos y tiendas comerciales distribuida alrededor del mundo, luego de un proceso que nunca fue hecho pblico por los me-dios de comunicacin masivos (El Mercurio, Las ltimas Noticias, TVN, Canal 13, Chilevisin), rm un convenio con los supermercados Lder de nuestro pas, para que este millonario supermercado empie-ce a funcionar a travs de las leyes laborales y comerciales de Wal-Mart, al estilo norteamericano. La estrategia es la siguiente: abriendo sus puertas para contratar trabajadores masivamente, el pueblo chileno agradece ingenuamente la llegada de la megaempresa Wal-Mart al pas. Pero no est conciente de lo que en otros pases ya han sabido combatir:

    - El 2006, el gobierno de Noruega se deshizo de 337 millones de euros que sus empresas pagaban a Wal-Mart por sus productos y ser-vicios, ya que, en palabras de la ministra de Finanzas, Wal-Mart viola en forma sistemtica los derechos humanos y los derechos laborales de sus trabajadores.

    Y cmo no, si las condiciones de trabajo que impone la empresa se basan en el Manual Anti-Sindicalista creado por ellos mismos, en el que se explican todos los mtodos para que no se formen sindica-tos entre los trabajadores del supermercado, y as cualquier recla-mo lo realice el trabajador afectado sin la compaa de nadie ms, como caso exclusivo, y dirigindose a un mediador entre el Gerente y los trabajadores, nunca al jefe directamente:

  • - Desde el 2007, Wal-Mart enfrenta la mayor demanda colectiva (o sea, de gran parte del pueblo) por discriminacin laboral por razn de sexo, en Estados Unidos.

    Si piensan que eso sucede solo en Estados Unidos, y no ser as en nuestro pas, hay un ejemplo ms cercano:

    - En septiembre de 2008, la Corte Suprema de Mxico declar ilegal el sistema de vales con que Wal-Mart pagaba a sus trabajadores: el mismo sistema que en Chile se utilizaba con los mineros nortinos hace ms de dos siglos, en que se les pagaba con chas para que las canjearan por alimentos. En el caso de Wal-Mart, pagaban con vales que se cambiaban nicamente por productos de la propia empresa.

    Un sistema humillante que sigue rmando convenios con ms empre-sas, pero que los pueblos pobres de Latinoamrica soportamos por la necesidad de sobrevivir ante el sistema econmico actual. O acaso no vamos a comprar pan por no formar parte del injusto sistema eco-nmico? Qu justicia hay en que los productos de mejor calidad no estn al alcance del sueldo comn del pueblo chileno, y los de peor calidad s? Por qu debemos soportarlo, como si fuera normal, como si no tuviramos la razn cuando exigimos igualdad econmica para todas las clases sociales, en cuanto a nuestros servicios bsicos del da-a-da?

    Entonces, qu seguridad nos da una empresa como Wal-Mart, que

    ahora controlar las leyes laborales y comerciales de los supermer-cados Lder chilenos? La seguridad de que mucha gente, desesperada por los altos precios habituales en los supermercados nacionales, comprar ciegamente en una empresa que, a su vez, no gasta nada y gana millones de pesos diarios, porque no invierte en el bienestar de sus trabajadores que, por ganar algo de dinero, soportarn la violenta explotacin de esta empresa.

    Seremos vctimas de un sistema injusto nuevamente?. No sigamos obedeciendo a las injustas reglas comerciales. No aceptar que los productos que compro para subsistir, signiquen la explotacin la-boral de gente como yo, de gente que podra haber sido yo, o que en cualquier momento podr ser yo. Ni tampoco que unos empresarios millonarios se enriquezcan ms todava, a costa de mi sufrimiento por querer vivir una vida digna. Manifestemos nuestro descontento contra esta nueva injusticia econmica que no busca ms que seguir dominando nuestras vidas, con tal de mantener las desigualdades sociales.

  • ...Comenzar a poblar Miraores no fue tarea fcil, bien lo saben sus antiguos dirigentes que organizaban reuniones donde se daba a conocer el trabajo que se iba a realizar luego de ha-berse tomado los terrenos. La organizacin y trabajo era tarea de todos, aquel que no trabajaba deba pagar multa, pero lgi-camente todos trabajaban para construir sus viviendas, el que no poda trabajar pagaba para que le hicieran el trabajo.

    Se trabajaba todos los sbados y domingos para que no queda-ran tramos cortados, se exiga que cada poblador excavara una cuota diaria de dos metros por persona. Todas las viviendas se hicieron por autoconstruccin, cada familia construa su pro-pia casa usando distintos materiales, muchos hicieron casas de adobe, empleando para esto el material que haba en el mismo lugar, es decir el adobe los fabricaban ellos mismos. Las con-diciones eran muy precarias, no haba agua potable, tampoco servicio de alcantarillado, para poder abastecerse del vital elemento tenan que ir a riachuelos o pequeos esteros y aca-rrear el agua en baldes hacia sus casas.

    Sin duda la vida de nuestros antepasados est marcada por el sacricio y esfuerzo, pero por sobre todo la conciencia y la perseverancia de que prcticamente eran colonos que haban llegado a poblar tierra nueva, teniendo que alambrar y quemar la vegetacin para formar sus terrenos que muchas veces se vio truncado por los carabineros, que detenan a esta humilde gen-te, nuestra gente.

    Con el transcurrir de los aos y el desarrollo de las pobla-ciones, aumentaban considerablemente, instalando el alumbrado pblico y el de las casas junto con el agua potable, con ayu-da de los regidores (actualmente los concejales), comenzaron a llegar las primeras lneas de transporte: lneas 7 y 5, que llegaban hasta las Pataguas y la Corvi, ya que en ese tiempo no exista la avenida Fre que conocemos hoy en da que con la llegada de ms pobladores se vio la necesidad de construirla... (contina en el prximo boletn).