Stella Martini

download Stella Martini

of 30

  • date post

    01-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    337
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Stella Martini

Universidad de Chile Instituto de la Comunicacin e Imagen Escuela de Periodismo Taller de Reporteo Ayudanta Profesor: Juan Pablo Crdenas Ayudante: Mara Jeannette Moya

Fragmento: PERIODISMO, NOTICIA Y NOTICIABILIDAD. Editorial Norma, Buenos Aires, 2000. Autora: STELLA MARTINI Stella Martini es Profesora e investigadora en temas de medios masivos, comunicacin y sociocultura en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado artculos en medios especializados nacionales e internacionales sobre MERCOSUR, opinin pblica e imaginario, sociolingstica e historia del teatro. PERIODISMO, NOTICIA Y NOTICIABILIDAD (2000) Captulos 1, 2, 4 y 5. Captulo 1 La Noticia en las ciencias de la comunicacin 1.1. La noticia: ese objeto El periodismo produce las noticias que construyen una parte de la realidad social y que posibilitan a los individuos el conocimiento del mundo al que no pueden acceder de manera directa. El producto e su trabajo multiplica y naturaliza gran parte de los discursos en circulacin en las sociedades. Por eso mismo, toda teora de la noticia se inscribe en una teora de los medios y en el paradigma mayor de una teora de la comunicacin. 1.2. La produccin y el consumo de la noticia en la sociocultura contempornea En la segunda mitad del siglo XX, desarrollo tecnolgico y procesos de globalizacin econmica favorecieron la expansin de los medios y la constitucin de los grupos multimedia[1]. Una de las consecuencias de este fenmeno es la monopolizacin del mercado y de los discursos sobre la sociedad, y la dificultad para la aparicin de voces diferentes y la prctica de un periodismo independiente. Y tambin el surgimiento del periodista "multimeditico", que reparte su tiempo entre el diario de papel, el digital y la pantalla televisiva, en detrimento de las investigaciones (Klinenberg: 1999). La localizacin en las lgicas del marketing reduce la extensin de las noticias, y el producto periodstico se resiente en explicitacin y en la contextualizacin de los hechos construidos[2].

La relacin fundamental entre comunicacin, cultura y medios y el mundo de la poltica, la economa y la sociedad ha cambiado sustancialmente, y ha dado forma a nuevos procesos socioculturales (Ford: 1999a). Lejos han quedado las utopas de la comunicacin de Marshall McLuhan, una "aldea global" igualadora desde los medios masivos, o de los cibernticos, desde Norbert Wiener[3] (1986), hasta Nicholas Negroponte (1995), para quienes (en momentos y con perspectivas diferentes) las mquinas inteligentes anularan los conflictos en el mundo. Se debe reconocer que actualmente hay nuevas formas de construir la informacin y nuevas formas de consumirla, y, por tanto, series de sentido diferentes. Los datos econmicos, sociales y culturales se constituyen en contexto y en variable para explicar la noticia, ya que una teora sobre la informacin periodstica se pregunta para quin hablan los medios informativos, qu competencias y expectativas suponen en sus enunciatarios, de qu manera esperan que sus mensajes sean decodificados, qu sentidos producen los individuos a partir de esa informacin y qu relacin se establece entre las agendas de los medios y las agendas sociales. 1.3. La informacin periodstica, un gnero de la comunicacin La comunicacin es un proceso de construccin de sentido histricamente situado, que se realiza a travs de discursos verbales y no verbales, y atraviesa de manera transversal as prcticas de las sociedades. Los seres humanos construyen sentido sobre sus experiencias y el mundo en situaciones e interaccin caria cara, en formas de interaccin social directas, y a travs de los medios masivos y de as mquinas role inteligentes". Esta definicin presupone un proceso e retroalimentacin que excluye toda consideracin del circuito de la comunicacin como lineal, y reconoce al pblico como actor en la produccin de significados. En el estudio de la noticia, resultan de utilidad conceptos como os de contexto metacomunicativo [4], reglas que norman la interaccin [5] y roles que adoptan los sujetos que intervienen en el proceso de comunicacin. El pblico da sentido a los mensajes a travs de la propia subjetividad, de su insercin en una sociedad y una cultura determinadas. Si se reconoce la cultura como una trama de significaciones en la que los sujetos inscriben y dan sentido a sus prcticas (Geertz,1987), es posible comprender que el estudio y la formalizacin de cualquier proceso de comunicacin se articula con la cultura en la que ocurre. En este punto, la reflexin terica sobre la noticia incluye tambin los sentidos de la cultura del espacio pblico y de las prcticas ciudadanas. La informacin constituye un gnero de la comunicacin. Una teora sobre la noticia intenta dar cuenta de las diferentes formas y de los procesos de construccin de la informacin periodstica. La informacin permite a los individuos conocerse y conocer su entorno, organizar su vida en el mbito privado y participar en la vida pblica. La sociedad accede a la masa de informacin que refiere a acontecimientos de la realidad especialmente a travs de los medios de comunicacin, qu seleccionan los acontecimientos noticiables y los hacen noticia, pero tambin por la experiencia directa con los acontecimientos[6] que se constituye en lugar de verificacin de los mensajes recibidos de los medios. La interpretacin de la informacin periodstica se cruza pues con otras series de produccin de sentido que circulan tanto por los mismos medios como por fuera de ellos, y que implican, diferentes niveles de procesamiento. En esa interpretacin operan las representaciones, los valores, los prejuicios y los discursos de segundo y tercer orden provenientes de niveles y gneros discursivos de muy diversa ndole. 1.4. La noticia en la sociedad del infoentretenimiento

La tarea de construccin de los acontecimientos para la socializacin y la constitucin de la opinin pblica implica un alto grado de responsabilidad por la capacidad de alcance y naturalizacin de los discursos massmediticos. Dos problemas graves acechan a la noticia: su oferta y circulacin como cualquier mercanca, y en relacin directa, su espectacularizacin, que desplazan el eje de relevancia y trivializan el inters pblico. La consigna es posicionarse con ventaja en el mercado, por lo cual la funcin de informar al pblico queda subordinada, ya que el entretenimiento es lo que ms vende. Hablar de una sociedad del infoentretenimiento sea quizs una de las maneras de caracterizar esta etapa de la sociocultura contempornea, en la que la oferta noticiosa resulta "un cctel de informacin y entretenimiento, de temas pesados e intrascendentes, banales, escandalosos o macabros, de argumentacin y de narracin, de tragedias sociales comunicadas en tiempo de swing o de clip o narradas como pelculas de accin..." (Ford, 1999: 95-6)[7]. La sociedad del infoentretenimiento es contexto de nuevos horizontes de expectativa en los individuos, que, adems, demuestran una escasa credibilidad en las instituciones y los partidos polticos, y se enfrentan con graves problemas en la vida cotidiana (desempleo, inseguridad, violencia). A estos pblicos se dirigen los medios ms desde la conmocin que desde la argumentacin: predominan las retricas sensacionalistas en la cobertura de casos polticos, y la casustica [8] suele organizar las series de problemas graves en clave narrativizada. Los medios ofrecen tambin, gracias al desarrollo tecnolgico (satlites, televisin por cable, generalizacin de las transmisiones en directo) el contacto -virtual con otras culturas. En la posibilidad del acercamiento a otros diferentes -individuos, lugares, objetos-, en los nuevos conjuntos simblicos que ofrecen los medios al conocimiento humano, radica tambin la exigencia de una noticia diferente, cuya produccin exige nuevos saberes en el periodismo[9]. 1.5. La noticia y la opinin pblica Los medios son formadores de opinin en la sociedad, pero ellos son formados tambin por la opinin pblica. En a actualidad es difcil identificar de manera fehaciente a la opinin pblica, categora que est siempre en boca y en la mira, de los polticos y de los medios. Se podra considerar "como indicador fundamental de los estados de la opinin pblica a los resultados de las encuestas de opinin pblica , de las mediaciones y de los comicios (Muraro, 1997:91) Aunque, como observa tambin Muraro " la opinin pblica no se _agota en las encuestas o en los escrutinios electorales" (1997: 92), ya que hay man estaciones de opinin que no son relevadas por sondeos. La opinin pblica se constituye a travs del "dilogo de ciudadanos con otros ciudadanos o consigo mismos" a modo de "un trabajo de generacin de consensos" (1997: 93). Estas consideraciones resultan significativas para abordar la relacin entre la noticia periodstica _y la sociedad, y en especial la jerarquizacin de los criterios de noticiabilidad sustentados por el periodismo en el momento de construir la noticia. Aunque los individuos no obtienen los datos para constituir su opinin desde un nico tipo de discurso, las noticias periodsticas son el discurso central y privilegiado a tal fin. El pblico procesa los discursos de los medios desde diferentes niveles de percepcin, reconocimiento y anlisis, en esas formas dialgicas de las que habla Muraro, y que se integran constituyendo una densidad informativa que se mueve de manera transversal, cruzando los campos de inters, de problemas y de

experiencias, e integrando tambin las formas de los imaginarios sociales. El imaginario, "una construccin cultural, histrica, comunicacional que opera en funcin de instituciones sociales y por actores sociales... un modo (cultural) de interpretar e interpelar al mundo", posibilita la referencialidad a un colectivo en el cual los individuos se integran simblicamente, y pueden "construir una explicacin y una posicin respecto al mundo" (Martini y Halpem, 1998:)[10]'. Mantiene una relacin dinmica con los discursos de los medios: "la informacin estimula la imagina