Construyendo 2

Click here to load reader

  • date post

    29-Sep-2015
  • Category

    Documents

  • view

    12
  • download

    0

Embed Size (px)

description

construyendo ll

Transcript of Construyendo 2

  • N2 - Febrero - 2008

    CONTRIBUCIN A LA DISCUSIN ACERCA DE LA CONDUCCIN Y CONSTRUCCIN POLTICA PAG. 01 LA CONSTRUCCIN PERMANENTE DE UNA DIRECCIONALIDAD DEL PUEBLO PAG. 10

    DESARROLLO DE LA ORGNICA EN LOS ESPACIOS DE CONSTRUCCIN PAG. 16 HACIA LACONSTRUCCION DE LOS PIES DEL PUEBLO PAG. 21

    trabajadores de la ciudad y el campo, pobladores, estudiantes Unos!

    construyendo Organizacin y Conciencia de Clase

  • construyendo conciencia y organizacin de clase

    Revista elaborada en la Octava Regin por un grupo de trabajadores,

    estudiantes, pobladores artistas populares y ambientalistas,

    como contribucin al debate poltico, ideolgico, fraterno y democrtico

    en el seno del pueblo politizado.

    periodicoconstruyendo@yahoo.es

    trabajadores de la ciudad y el campo, pobladores, estudiantes Unos!

  • CONTRIBUCIN A LA DISCUSIN

    ACERCA DE LA CONDUCCIN Y CONSTRUCCIN POLTICA

    (Las fotografas de este articulo corresponden a las movilizaciones de los trabajadores textiles de Tom, de fines del ao pasado).

  • CONTRIBUCIN A LA DISCUSIN ACERCA DE LA CONDUCCIN Y CONSTRUCCIN POLTICA

    (O DEL MOVIMIENTO POPULAR Y EL PARTIDO)

    1.- MOVIMIENTO POPULAR

    El primer nmero de esta Revista discurri sobre la base de un diagnstico, ms o menos compartido por la Izquierda chilena, esto es: La Desconstitucin del Movimiento Popular en nuestro pas. Es ste el presupuesto bsico sobre el que se arma todo el edificio que se presenta en el mencionado primer nmero. Sobre dicha base o presupuesto se afinca una primera consecuencia, que le es inherente: la necesidad de la Reconstitucin del Movimiento Popular, clasista, en Chile.

    Las tesis que se proponen en el referido primer

    nmero son: a) Que los Colectivos, como organizaciones, no

    son la expresin poltica ni social de la clase, y que en las condiciones histricas actuales ya han dado lo mximo que podan, y

    b) La necesidad histrica de la Convergencia. Dichas tesis tienen como base los mencionados

    presupuestos y slo se entienden sobre ella. A partir de dicho diagnstico, esto es, la desconstitucin, es preciso establecer, como continuacin lgica, qu significa, a grandes rasgos, que el Movimiento Popular est desconstituido hoy1.

    La Desconstitucin Social no es, para

    decirlo en sentido negativo, la fragmentacin del Sujeto Social. La fragmentacin supone fragmentos, trozos de Movimiento Popular, es decir, algo que existe, pero que est dividido, mutilado y al que hay que unir. Por ejemplo, el Movimiento del Pueblo chileno arrasado por el Golpe de 1973 y la Tirana. Dicho Movimiento exista y se vena constituyendo, construyendo as mismo, desde mediados de los aos 30 y alcanz su clmax, su tope, durante los aos de la Unidad Popular, presentando incipientes caracteres de constitucin de Poder Popular.

    Con posterioridad al Golpe, dicho Movimiento

    segua existiendo, pero tena una caracterstica: estaba ralentizado, fragmentado, haba que reunirlo en sus trozos dispersos, en pocas palabras haba que unirlo y conducirlo. 1 Dentro de la mencionada desconstitucin del Movimiento Popular se pretende, por supuesto, incorporar al resto de los sub-movimientos, tales como: Movimiento estudiantil, de trabajadores, poblacional.

    Esto fue lo que ocurri luego de los aos 82 y 83, en los que se presenta una reunin de accin y conciencia del Pueblo chileno, conducido por organizaciones de carcter popular y con una historia reconocida por l. Hablamos del MIR, del PC (incluyendo al Frente) y fracciones Socialistas (Es necesario, sin embargo, tener presente la diferencia ideolgica entre estas organizaciones). Este ascenso de la conciencia del Pueblo fue, a larga, cooptado por la idea del fin de la Dictadura y el mero retorno a la democracia burguesa.

    Con posterioridad al plebiscito de 1988 y el

    retorno a la democracia parlamentaria, el Movimiento de los pobres se desconstituye, es decir, se deshace, deja de existir. Es cooptado en forma total, material y subjetivamente por el Neoliberalismo2. Esto se expresa muchas veces con el trmino atomizacin del Movimiento, trmino que en el fondo yerra, por lo antes dicho, a menos que se entienda como una forma de decir que es tal la desconstitucin popular que llega hasta el mero individualismo (unidad mnima de existencia de la poblacin y manifestacin de su destruccin subjetiva como Pueblo, es decir, de su desconstitucin). La existencia de un movimiento poblacional, como se ha querido proyectar por

    algunos, basado en la demanda por el no pago de las gravosas hipotecas de las casas de los ms pobres, ya sea del SERVIU o de la Banca privada, no deslegitima este

    2 Adems de la masacre de las orgnicas revolucionarias, por parte del Estado contrainsurgente, es necesario indicar la alienacin cuasi-completa del Pueblo por la moral y conciencia de la ideologa Neoliberal. El Movimiento Popular es sustituido por el Movimiento Burgus y el Pueblo va tras los ideales neoliberales.

    02 CONSTRUYENDO ORGANIZACIN Y CONCIENCIA DE CLASE

  • punto de vista, toda vez que dicho movimiento a pesar de provenir de sectores populares y de pelear una lucha justa, es limitado en sus objetivos de clase, tiene una condicin de lucha econmica no clasista, y posee como norte, en su mayor parte, la mera respuesta estatal burguesa.

    Por lo anterior, la respuesta (y la propuesta) estratgica, desde un punto de vista poltico-social revolucionario, que se debe ofrecer a un Movimiento desconstituido es diferente en grado sumo a la que se debe dar a uno fragmentado. No es posible plantear, por ejemplo, la misma respuesta que se dio a la crisis econmica de comienzos de los aos ochenta y al desarrollo de movimiento popular de aqul entonces.

    2.- CONSTRUCCIN VERSUS CONDUCCIN.

    A partir de esta introduccin bsica es que hay que abordar el tema de la Conduccin poltica versus la Construccin poltica, conceptos que se han levantado como posiciones antagnicas en el campo Popular chileno3. Es as como en la actualidad, estas dos proposiciones se presentan como dos opciones de camino poltico que se excluyen mutuamente. As se expresa en la mayora de las intervenciones que los luchadores poltico-sociales hacen cada vez que surge el tema de QU HACER?, Cul es el deber del revolucionario hoy?

    Ahora bien, qu se entiende hoy, COMNMENTE, por

    Construccin poltico-social? Se entiende como la creacin, desde la bases, de un Movimiento, acompaado de una organizacin de nuevo tipo, que no repita los viejos errores (el dogmatismo marxista-leninista), que se abra en definitiva a la apreciacin de lo Nuevo, de la moderna

    3 Situacin que, desde el ao 2000, se ha manifestado con inusitada fuerza en el debate de la izquierda chilena, incluyendo tanto a los sectores reformistas como a los revolucionarios.

    realidad del Siglo XXI, con una reivindicacin patente del espontanesmo en la lucha social.

    Por su parte, la Conduccin poltico-social

    pareciera ir por el camino de la generacin de una organizacin (orgnica) correctamente estructurada, a la manera clsica, que sepa leer los signos de los tiempos (armada de una correcta ideologa) y que sea capaz de arrastrar tras de s a la mayor cantidad de masa posible. Plantear lo contrario, segn esta postura, aparece como la negacin del papel conductor de la vanguardia, del Proletariado conciente y es dejarse llevar por las corrientes anarquistas, posmodernas y oportunistas que viven hoy su hora feliz. (Planteamiento de un sector de la izquierda revolucionaria). Los sectores reformistas, por su parte, sealan que la construccin que han llevado a cabo los sectores ms radicales de la izquierda chilena despus del ao 1988, no han dado resultado alguno que valga la pena considerar, por lo que la nica va con factibilidad de llevar al Poder a los trabajadores y pobres en general, es el camino de la inclusin en el medio electoral burgus, desde donde llevar a cabo una serie de reformas en pro de ellos. La construccin se revela a la larga, segn ellos, como un medio ultra democrtico, absurdo, que deviene en obstculo para la llegada al Poder. As lo plantea, por ejemplo, el Partido Comunista, La Surda o Fuerza Social4.

    La respuesta a esta divergencia, como puede

    verse de inmediato, no es slo valrica, subjetiva5, sino que tambin reviste caracteres cientficos, histricos e ideolgicos, desde donde hay que abordar este problema.

    Como primer acercamiento a la resolucin

    de esta divergencia (Construccin versus Conduccin), es necesario indicar con precisin que, en trminos absolutos, estas tesis de trabajo poltico no se excluyen de manera total. Es decir, no existe la una sin la otra. Por el contrario, se vinculan, se influyen mutuamente, y plantearse de modo contrario (la desvinculacin extrema) es simplemente hacer gala de una incomprensin grave de la realidad social. En la Historia no se registran casos de mera conduccin o construccin aislada de la conduccin.

    La comprensin de la realidad social y

    poltica de manera superficial, lleva en reiteradas

    4 Estas organizaciones, mayoritarias en la izquierda organizada, muy minoritarias en el concierto electoral, entienden el Poder, como su poder, como su permanencia en el poder. Hoy no se plantea la antigua faceta del reformismo en que se buscaba la llegada del Socialismo por va estratificada o escalonada, ms bien se pretende una incierta humanizacin del Capitalismo, sin dar pruebas prcticas ni tericas de que ello pueda ser cierto. Se plantea la metodologa del antiguo reformismo sin pretender los fines socialistas buscados anteriormente