13 vida viaje a hispania y martirio en roma

download 13 vida viaje a hispania y martirio en roma

of 12

  • date post

    15-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    474
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of 13 vida viaje a hispania y martirio en roma

  • 29/VI/2008 29/VI/2009GUIN: Antonio Rodrguez CarmonaMONTAJE: Antonio Garca Polo

  • SERIE IVIDA DE SAN PABLO13 Viaje a Hispania y martirio en Roma

  • VIAJE A HISPANIA Y MARTIRIO EN ROMA* La tradicin es firme en afirmar que Pablo muri mrtir en Roma a partir del ao 62, pero no tenemos ms datos histricos firmes sobre lo que sucedi.* Es poco probable que muriera el ao 62, condenado a muerte, como consecuencia del proceso que lo llev a Roma. La mayor parte de los estudiosos del caso opinan que fue puesto en libertad.

  • Mas ahora, no teniendo ya campo de accin en estas regiones, y deseando vivamente desde hace muchos aos ir donde vosotros, cuando me dirija a Espaa... Pues espero veros al pasar, y ser encaminado por vosotros hacia all, despus de haber disfrutado un poco de vuestra compaa. Mas, por ahora, voy a Jerusaln para el servicio de los santos... As que, una vez terminado este asunto, y entregado oficialmente el fruto de la colecta, partir para Espaa, pasando por vosotros (Rom 15,23-28).Aprovech esta libertad para llevar a cabo los planes que manifest en la carta a los Romanos:

  • A favor de esta posibilidad est el testimonio de la 1 Carta de Clemente Romano, escrita en Roma entre 96-98, en la que se habla de la maldad de los celos y la envidia, motivo de la muerte de muchos, entre ellos de Pedro y Pablo.

  • Escribe: A causa de los celos y la discordia Pablo mostr el camino para el premio de la perseverancia. Llevando las cadenas siete veces, desterrado, lapidado, habindose hecho heraldo en Oriente y Occidente, consigui la noble fama de la fe. Despus de haber predicado la justicia en todo el mundo, habiendo llegado al confn del Occidente y habiendo dado testimonio ante los magistrados, dej este mundo y fue recibido en el lugar santo, convirtindose en el mayor modelo de la perseverancia (CEM. ROM, 1 Corp. 5,1-7).

  • Para Clemente, que escribe en Roma, el confn del Occidente tiene que ser Espaa, posiblemente la provincia tarraconense, realizando as el viaje previsto en ROM 15,23-28. La antigua Tarraco, capital de la provincia de su nombre, tena frecuentes comunicaciones con Roma.

  • Al regreso a Roma sera de nuevo encarcelado, segn Clemente Romano, por celos y discordia, es decir, sera denunciado por los judos y por los judaizantes cristianos de la comunidad romana, enemigos de Pablo por motivos teolgicos (niega a la Ley de Moiss) y de prestigio (xito de Pablo entre los proslitos y los simpatizantes paganos, lo que implicaba prdida de poder social). Estos motivos no podan hacer mella a las autoridades romanas, por lo que buscarn la forma jurdica adecuada.Qu pas despus?

  • Comparecera ante los magistrados, funcionarios diferentes de los de la corte imperial, que fueron los encargados del proceso anterior, ya que fue remitido al Csar. Se tratara del prefecto de Roma, delegado para juzgar casos no reservados al emperador.

  • Pablo sera acusado del delito de lesa majestad con base a una ley puesta en vigor por Nern el ao 62. La razn sera el dao causado a los judos, grupo protegido por la legislacin romana. Pablo con su apostolado est daando a los judos y as se est oponiendo a la ideologa estatal. Es una acusacin jurdico-religiosa que implica la condena a muerte y ejecucin sumaria.

  • Para un ciudadano romano el modo concreto de ejecutar la pena era decapitarlo a espada. sta tuvo lugar en la va Ostiense, en el lugar conocido como Tre Fontane. Los restos fueron sepultados en la misma va Ostiense. Tendra lugar un poco antes del incendio de Roma por Nern (19 julio 64), posiblemente el ao 63. El historiador cristiano Eusebio retrasa la fecha para unir la muerte de Pablo con la de Pedro.

  • Porque yo estoy a punto de ser derramado en libacin y el momento de mi partida es inminente. He competido en la noble competicin, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe. Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Da me entregar el Seor, el justo Juez; y no solamente a m, sino tambin a todos los que hayan esperado con amor su Manifestacin (2 Tim 4,6-8).